Compartir

“Tenemos una estrategia y vamos a tener que pensar con mucho criterio cómo ayudaremos a Cristina frente a todo lo que va a tener que hacer. Es una mochila muy pesada”, expresó el ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, en diálogo con Hebe de Bonafini

Aníbal habló sobre su candidatura a concejal en Pinamar, y afirmó: “En términos futbolísticos, juego con las dos piernas. Puedo jugar en cualquier puesto y lo estoy demostrando. Voy a acompañar a Horacio Errasquín, es un gran candidato, compañero y quiero ayudarlo a que llegue. Viví toda la vida para la política. Si me necesitan para ayudar, lo haré con todo el gusto del mundo”. Hebe agregó: “Uno tiene que hacer política todo el tiempo, y no para un cargo, un escalón. La política es eso: la lealtad, la solidaridad, un político no tiene que andar exigiendo”.

Respecto de la candidatura presidencial de Roberto Lavagna, consideró que el ex ministro de Economía “representa un segmento de centroderecha más que otra cosa. Tiene cosas que decir, algunas cosas se asemejan más a nosotros, otras no. Pero no pienso en la oposición, me ocupo de nosotros”.

Para Aníbal, la candidata tiene que ser Cristina Fernández de Kirchner: “En los próximos cuatro años van a vencer 56.700 millones de dólares. Los bancos no te prestan, el FMI desembolsó lo último hace quince días. No va a haber un dinero para pagar: hay que ir con alguien con mucha espalda y capacidad para renegociar la deuda. Esa es Cristina”, señaló, y remató:
“Tenemos una estrategia y vamos a tener que pensar con mucho criterio cómo ayudaremos a Cristina frente a todo lo que va a tener que hacer. Es una mochila muy pesada” .

Además, repasó su trayectoria al lado de Néstor y Cristina Kirchner: “A Néstor lo conocí por un hecho circunstancial, y años más tarde me contactó para hacer la campaña de 2003. Con él y Cristina aprendí que no eran un doble comando, eran una misma cosa: era un simbiosis”, y agregó: “Cuando se preguntaban qué le pasaba a Cristina después de 2011, no le faltaba el marido, no era un hombre más: era su compañero. Le faltaba la persona con la que compartía todo, aunque políticamente se boxearan”.

Sobre el personaje político de Cristina y las controversias que siempre giraron en torno a su imagen aseguró: “Cristina es absolutamente empática, ¿a quién le importa cómo se vista? Más de un boludo la va a criticar, pero la gente la quiere así. El reconocimiento y el afecto que genera es natural, tiene vocación y la gente se da cuenta si la estás falseando”.

Pasó en Caput #HebeEnCaput