Compartir

En el medio de la campaña electoral, surgió una crisis interna dentro del Partido Obrero (PO), tras ser desplazado de la conducción, en un supuesto congreso partidario, el fundador del partido, Jorge Altamira, y el histórico dirigente Marcelo Ramal. “Es una forma vergonzosa de pretender expulsarnos. Nosotros hemos creado este partido, y los que pretenden desalojarnos no tienen ni dos ni tres años, y son figuras completamente desconocidas por los trabajadores”, señaló Altamira, y agregó que “esto es una actitud ruin que además afecta a la campaña electoral”.

¿Qué pasó?

“El sábado a la noche vi publicado un texto firmado por el Comité Nacional del PO, que decía que yo junto con Marcelo Ramal nos habíamos auto excluido de la organización. Eso es completamente falso y es una forma vergonzosa de pretender expulsarnos. Además, tengo entendido que no hubo una reunión del Comité Nacional. Si la hubo, no conocemos las posiciones de los distintos miembros, y tampoco tenemos las actas del debate que haya habido de la reunión que creo no ocurrió, por lo tanto esto es completamente irregular”, explicó el dirigente.

Les achacan haber resuelto una campaña con la consigna “fuera macri”, decisión que el comité nacional del PO advierte que sumará votos al pj-kircherismo, ¿Es esto así?

A Altamira le achacaron haber empezado una campaña con la consigna “Fuera Macri”, decisión que el Comité Nacional del PO advierte que sumará votos al kircherismo, pero él sostuvo que “eso es una chicana para justificar esa decisión”. “Nosotros apoyamos la campaña electoral del FIT. Lo único que nosotros decimos es que estas elecciones tienen dos capas: Primero la lucha política electoral, vinculada a quienes van a ser los próximos representantes en el congreso y el poder ejecutivo. Y la segunda es una crisis inmensa donde hay despidos, donde hay la posibilidad de un estallido financiero y tenemos que tener en cuenta todo esto y no sólo la campaña electoral. Hay que seguir la crisis política y las posibles reacciones populares frente a eso”, sostuvo el dirigente.

“Es una chicana que tiene que ver con un afán expulsivo, porque nosotros reclamamos nuestro reconocimiento como tendencia pública al interior del PO, con el aval de 70 adhesiones, que en 72 horas se van a convertir en mil. Esto tiene que ver fundamentalmente con los métodos internos del partido: La ausencia de democracia interna, métodos autoritarios. Ese es un derecho estatutario que se nota que no quieren reconocer”.

Pasó en Caput #LaRectaFinal