Compartir

El Gobierno no hizo mejoras sustanciales para la pauta salarial 2017 y los gremios rechazaron la oferta. La secretaria de Educación y Cultura de SUTEBA, Silvia Almazán, explicó que “Vidal volvió a ofrecer prácticamente lo mismo”. El principal argumento de los gremios que esta tarde instalaron una carpa frente a la Legislatura bonaerense es que con el aumento propuesto, a fin de año “el salario inicial de los docentes que recién comienzan va a estar por debajo de la línea de pobreza”.

“El gobierno de la provincia de Buenos Aires todavía no resuelve el conflicto salarial. Estamos en el mes de mayo ya y es la primera vez que los docentes no tenemos un aumento salarial con certeza. Vidal volvió a ofrecer practicamente lo mismo. No es que nosotros rechazamos, sino que Vidal ofrece lo mismo“.

No hay previsibilidad para nuestros salario mes a mes, y eso es una dificultad ante un proceso de inflación, aumento de las tarifas, aumento de los alimentos, aumento de la canasta escolar que repercute todo el tiempo, deteriorando el poder adquisitivo de nuestros salarios”.

A fin de año el dato es similar en casi todas las últimas propuestas. El salario inicial de los docentes que recién comienzan va a estar por debajo de la línea de pobreza. Un docente que hoy cobra 9800 pesos, a fin de año estaría cobrando 11761 pesos”.

“En cuanto al salario perdido durante el 2016, en eso hay una pequeña variación que ellos plantean: 1500 pesos en un cargo, 2500 si tienen dos cargos y su equivalente en módulos o en horas cátedra. Eso no lo cobrarían los jubilados, porque es una bonificación no remunerativa, de lo que tradicionalmente se dice en negro”.

Pasó en Caput. #AburridosPeligrosos (lun a vie 14hs).