Compartir

José “Pepe” Sbatella, ex titular de la UIF y economista, analizó en detalle la perspectiva económica del país en el próximo gobierno y las políticas de acá al 10 de diciembre: “El esquema del FMI, que debería ser un préstamo para garantizar el sistema de pagos y la estabilidad del comercio exterior de los países, acá se utilizó con una discrecionalidad internacional, que puso al FMI al servicio de un proyecto político que era el de Macri“.

¿Qué es lo que en realidad hizo Lacunza?

“La ruptura del sistema de pagos estaba acordada con el Fondo en una parte de las obligaciones que tenían con un sector de los acreedores. Lo que se llama un default selectivo de la deuda, porque por más que se avisa que se va a pagar, y de alguna manera se garantiza la misma tasa de interés y los mismos valores que estaban en el contrato, se posterga la recepción del dinero”, afirmó Sbatella.

“Puede haber gente que no quiere aceptar eso, porque los sectores más afectados con estas decisiones son sectores institucionales que estaban con depósitos en letes y en bonos y de golpe van a tener que esperar esta situación”, aseguró.

“En realidad todo esto ha sido de una perversión terrible. En función del negociado que fue el esquema de tener una tasa de interés increíble a nivel mundial que traía estos fondos, y estos fondos se depositan ahí, y con el dólar estable es una ganancia en dólares de 20,25 por ciento anual, cuando la tasa de interés a nivel mundial no pasa del 1 por ciento”, sostuvo el licenciado.

“El problema que existía es que esos fondos que venían se empezaron a ir porque ya ni esta tasa de interés les servía por la desconfianza que tenían de recuperar el capital inicial”, explicó.

“La crisis de este esquema empieza cuando ya no consiguen fondos de afuera y van al FMI, y el esquema del FMI que debería ser un préstamo para garantizar el sistema de pagos y la estabilidad del comercio exterior de los países, acá se utilizó, con una discrecionalidad internacional, que puso al FMI al servicio de un proyecto político que era el de Macri“.

“Entonces los acreedores llamaron al Fondo, el Fondo entra a tener dudas sobre cómo van a cumplir con las obligaciones y se empieza a caer el sistema. El problema es que con esta renegociación pueden aparecer obligaciones más fuertes que antes. Pueden exigir unas tasas de interés mayores“.

“Porque la parte del default selectivo ya es lo que sucedió. Ahora se habilita toda una renegociación de plazos con el resto de los acreedores que van a querer resarcirse. Se arma todo un escenario parecido a cuando se renegoció el megacanje, que terminó aumentando toda la deuda externa en su momento en cerca de 30 mil a 40 mil millones. Eso genera todo un sistema de negociados y comisiones que va a quedar pendiente para después de las elecciones, es una herencia maldita la que le toca al próximo gobierno“, concluyó.

Siguiendo todo el discurso que viene dando el gobierno desde hace 4 años con el tema de la economía, ¿es cómo todo un maquillaje alrededor de la idea de saqueo no?

“Bueno, en la práctica el sistema financiero es el gran beneficiario a nivel mundial de todo el proceso de la deuda externa. En esta etapa el negocio de mantener estas posibilidades de tasa de interés altísimas, ese negocio es un saqueo financiero. El problema que se tiene acá es que en la práctica lo legalizan ellos, por el sistema de funcionamiento institucional que tiene la Argentina“.

Pasó en Caput #YendoDeLaCamaAlLiving