Compartir

Mujeres indígenas de territorios en conflicto autoconvocadas reclaman que el ministro Rogelio Frigerio se reúna con ellas, lo cual lograron después de dos noches de acampar en el Ministerio. “Estos cuatro años de gobierno lo único que hemos visto es un política criminal y genocida contra nuestros pueblos y nuestros territorios. No queremos que se vayan sin haber reparado aunque sea mínimamente todo el dolor que nos infringieron. Los casos que le llevamos eran posible de ser resueltos y han decidido no hacerlo, han decidido despreciar nuestra demanda y nuestro dolor”, relató la weichafe mapuche, Moira Millán, quien se encuentra encadenada al interior del Ministerio.

“Estamos indignadas. Acaban de llegar las hermanas, que fueron designadas para reunirse con el ministro, con la manos vacías, con promesas absurdas y fundamentalmente con un sentimiento de destrato y subestimación”, expresó la weichafe mapuche, Moira Millán,quien se encuentra encadenada al interior del Ministerio. “Estos cuatro años de gobierno lo único que hemos visto es un política criminal y genocida contra nuestros pueblos y nuestros territorios. No queremos que se vayan sin haber reparado aunque sea mínimamente todo el dolor que nos infringieron. Los casos que le llevamos eran posible de ser resueltos y han decidido no hacerlo, han decidido despreciar nuestra demanda y nuestro dolor”, agregó Millán.

Ante la respuesta de las autoridades del ejecutivo, Millán declaró: “Hemos decidido permanecer acá, no nos vamos a ir: si quieren hacer correr sangre de las mujeres indígenas lo hará, si quieren reprimirnos y sacarnos a la fuerza lo hará pero no nos iremos con las manos vacías. Sin respuestas no nos vamos”. “No hubo escucha de nuestras propuestas. Si el pueblo argentino se movilizara con la misma fuerza y la indignación que cuando desaparecieron a Santiago Maldonado quizás esta gente se asustaría y escucharía nuestras propuestas. Mis hermanas están asustadas porque quienes manejan la seguridad del lugar ya estánpactando las condiciones de represión y desalojo. Hay policía en el interior del edificio. No puedo salir fuera del edificio, porque es probable que consuman el desalojo, estoy encadenada”, relató Millán.

“Es tiempo de escuchar la tierra. Hemos sido muy permisivos con los ginebrinos  que han venido a devastar y destruir nuestros territorios, hemos sido muy permisivos con los despojos de todos nuestros derechos, Tenemos que decir basta y tenemos que habituarnos de coraje, recuperar el amor entre los pueblos y la tierra. El Ecuador está dando cátedra al mundo de que eso es posible, es hora de que Argentina deje de mirarse en el espejo europeo  y que sientan en la planta delos pies las raíces de la tierra indoamericana. Nuestras armas son espiritualidad y la fuerza y el canto de la tierra. Estamos viviendo una lucha plurinacional en el Ministerio del Interior”, aseguró la dirigente mapuche.

Pasó en Capu#LaRectaFinal