Compartir

La integrante de la Asamblea por el Agua Pura de Huanacache, Belén Brizuela, remarcó que la decisión del gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, “suspende el dictado de la reglamentación, pero la ley sigue vigente”. “Lo que estamos buscando es la derogación de la ley del cianuro, la 9.209, y que se restituya la 7.722″.

Brizuela explicó que la provincia se encuentra “en una situación extremadamente grave de sequía”. “Por eso la gente está reaccionando también, porque no nos llega el agua a nosotros, ¿cómo se la vamos a dar a las megamineras?“, apuntó.

“En el departamento que vivo yo, Lavalle, vamos a desaparecer, nos vamos a tener que ir de este lugar, si prospera la modificación. Estamos al final de la cuenca del río Mendoza, y hay varios diques para arriba, y ya el agua no nos llega, nos llega muy poca”, explicó, y agregó: “Es una locura pensar que se pueda llegar a instalar una megaminera ahí, no cabe en la cabeza. No podemos: son ellos o somos nosotros”.

“La conferencia que ha dado el gobernador fue para confundir a la gente, pero nadie se está confundiendo”, señaló, y resaltó que este jueves “en todos los departamentos” el pueblo se volvió a movilizar. “No nos están engañando, nos están despertando la conciencia, lo único que queremos es defender el agua”, expresó.

Pasó en Caput. #LaRectaFinal