Compartir

Chile era el gran modelo, y que esté cayendo es muy significativo: es el principio del fin. Quizás dura cinco o diez años más pero está en su final”, aseguró la periodista de política internacional, Telma Luzzani, sobre el modelo liberal. Además analizó el momento que atraviesa la región latinoamericana y reflexionó sobre la posibilidad de estar ante un cambio de paradigma.

La OEA ha estado teniendo, además de lo que sabemos de Venezuela, papelones muy bochornosos”, afirmó la periodista de política internacional, Telma Luzzani, respecto del accionar de la Organización de Estado Americanos y ejemplificó: “Hace unos días me mandan un artículo que decía que lo que estaba pasando en Ecuador era generado por Maduro y Correa, con el sello de la OEA. Creí que era falso, pero cuando lo busqué, ese comunicado había existido. Ese es el grado de manipulación que tienen. El gran movimiento indigenista es anti Correa, ¿cómo podría haberlos hecho movilizar?. La OEA está totalmente corrompida. Otro de los bochornos es que dicen que hay que ir a segunda vuelta en Bolivia, cuando con el pequeño porcentaje que falta Evo Morales ganaría nuevamente”, afirmó en diálogo con Nora Lafón

Sobre la delicada situación que atraviesa Chile, Luzzani relató: “Se aprobó hoy la obligación de generar una Comisión Investigadora por las violaciones a los derechos humanos. Hay un sector importante del Frente Amplio, de la izquierda y el partido Comunista exigiendo una investigación profunda”. Asimismo, resaltó que los dirigentes que se pronuncian a favor de las represiones y que criminalizan las protestas: “Existen y existían siempre, pero ahora salen a flote, se están cayendo las máscaras. Uno no podía creer que existiera un Bolsonaro o un Donald Trump, y no solo existen sino que hablan, dicen lo que piensan y hay un sector que los aplaude. No les da vergüenza porque piensan que hablan con sus amigos”.

El presidente Piñera pidió perdón, se parecía bastante al discurso macrista y de la gobernadora Vidal. Es un ‘no los escuche, no me di cuenta, ahora sí y voy a remediar la situación’. Pero las resoluciones no resuelven nada de fondo, son muy tibias y además tienen que aprobarse, por lo tanto, no están aplicadas y continua el toque de queda”, expresó Luzzani sobre el discurso del presidente chileno. Agregó, además, que el conflicto chileno “todavía está en proceso. Hay una línea entre Pinochet y la actualidad que se mantiene intacta, hoy se llama Chadwick pero también otro montón de políticas chilenas que continúan. Para salvarse Piñera va a necesitar un cambio de gabinete, va a intentar todas medidas cosméticas. Vamos a ver hasta donde llega. Trascendió mucho, hay protestas en varias ciudades del mundo, se ha viralizado y es un escándalo a nivel internacional”.

Sobre los distintos hechos de movilizaciones populares en América Latina, Luzzani meditó: “Se está cayendo la mentira de que con el neoliberalismo vamos a vivir mejor. En Argentina no se pudo implementar en los años 70, un poco con Menem, ahora se trató de profundizar con Macri, pero tenemos cierta conciencia de lo que significa el neoliberalismo. Creo que estamos atravesando, a nivel regional, la decadencia y el agotamiento del modelo neoliberal. Ojalá esto sirva para Europa y otros lugares del mundo, porque es un modelo que excluye, que empobrece y saca derechos. La diferencia con Europa es que las clases más perjudicadas son inmigrantes: el español o el italiano no lo siente. Pero a la clase media le va llegando, cuando llega la hora de pagar una universidad, un departamento, ahí se dan cuenta. Chile era el gran modelo, y que esté cayendo es muy significativo, es el principio del fin. Quizás dura cinco o diez años más pero esta a su fin”.

Pasó en Caput #EntreLoPublicoYLoPrivado