Compartir

El ex ministro de planificación durante el kirchnerismo, Julio De Vido, en una charla muy amena con Martín García, en su programa “Yendo de la Cama al Living“, recordó su experiencia política con Néstor Kirchner y Cristina Fernández, y su amistad con el expresidente. También resaltó la gestión de Juan Pistarini, el ministro de Obras Públicas durante el gobierno de Juan Domingo Perón.

Has estado mucho tiempo con Néstor

“Mirá, entre los dos compañeros, Néstor y Cristina, estuve 24 años. De ministro de Economía del 1991 al 1999 en Santa Cruz. Después del 1999 al 2003 como ministro de Gobierno, y en una primera etapa hasta la crisis del 2001, una suerte de jefe de gabinete. Luego en Planificación, desde el 25 de mayo del 2003 hasta el 10 de diciembre del 2015″, afirmó el ex ministro.

Tenías una relación personal con él, más allá de lo laboral

“Y sí, lo que pasa es que fueron tantos años de tantos cambios y de tanta gestión… Eran 10 o 12 horas por día, todos los días, de trabajo y de conducción. Ayer le decía a Lali, en la visita, que la verdad que entre los dos nos queremos mucho, pero no siempre hemos disfrutado de la relación en función de los afectos; con Néstor tal vez puede haber pasado lo mismo. La verdad que había una amistad muy fuerte“, contó De Vido.

“La confianza era mutua, era absoluta. Yo tenía siempre confianza en el resultado de su iniciativa política, y estimo que él tendría confianza en el resultado de mi ejecución. Él rompía los formalismos, lo protocolar: Las formas las detestaba y le parecían una enorme pérdida de tiempo. Por lo que lo he visto disfrutar, por fuera de la política, los 90 minutos que jugaba Racing una vez por semana. Después todo era política, todo era pensar como podíamos armar una agenda más variada, mejor, y más productiva para la gente“, expresó De Vido.

La otra vez comparábamos tu cárcel de ahora con la cárcel que le impuso la Revolución Libertadora al ministro Pistarini.

“Fue exactamente lo mismo. Creo que es un hombre injustamente olvidado. Allá por el 2016 o 2017 había una nota de Pacho O’Donnell, que ponía que venía un amigo de él en avión desde Brasil, y el compañero de asiento le preguntaba quién era Pistarini, entonces el tipo dijo que le costó mucho explicar quién era Pistarini, y la verdad con que hubiera dicho: ‘Es el que hizo el aeropuerto donde vamos a aterrizar’, se explicaba solo”, aseguró De Vido.

“Eso mismo me pasa a mí muchas veces cuando veo algunos dirigentes hablando de obras en donde tuvimos una fuertísima participación. Más allá que siempre las obras son del presidente, ignorando la gestión de Ministerio, ignorando a los otros, no hacen más que profundizar nuestra cárcel”.

“Ayer lo escuchaba a Capitanich hablando, tengo afecto por él, sobre el acueducto del Chaco, un acueducto que va a tomar agua del Río Paraná. Nosotros empezamos tres gasoductos muy importantes en el Chaco: Uno del Río Bermejo, otro del Paraguay y del Río Paraná. Y bueno, mencionó la obra pero no nos mencionó a nosotros, que fuimos los que la impulsamos”.

“Sí mencionó al macrismo en el sentido de que no la terminó, que la dejó parada, pero bueno, esa mezquindad muchas veces es muy cruel y tal vez es más cruel que los fallos de Bonadío. Por eso digo que hay que ser generoso con los compañeros, y sobretodo cuando los compañeros están en una situación de desventaja en términos de estar privados de su libertad. La verdad me dolió mucho. Lo hacen todos muy habitualmente, o muchos, pensando que eso les trae rédito político o algún votito más”, destacó.

“Pero volviendo a Pistarini y su obra con Perón, es parecido a planifiación en el sentido en que allí se hicieron hospitales, aeropuertos, puertos. Hubo un avance de la infraestructura pública en todos los ámbitos”, concluyó De Vido.

Causa de los cuadernos

“El día jueves me negaron la prisión domiciliaria. Me hicieron seis allanamientos y jamás me encontraron un papel que me incrimine en ninguna de las estupideces que me acusan. Ni que hablar la misma causa de los cuadernos han habido varias prisiones domiciliarias. En la justicia argentina pareciera que hay algunas personas que merecen todas las garantías, y otros que no merecen ninguna”, expresó.

Pasó en Caput #Yendo de la cama al living