Compartir

El periodista y analista internacional, Julian Aguirre, explicó: “Tendremos que estar atentos a ver hasta qué punto está dispuesto a convivir el gobierno autoproclamado encabezado por Añez con el Poder Legislativo”, y agregó que “El gran articulador discursivo, diplomático y político vuelve a ser la Casa Blanca”.

¿Qué análisis hacés de lo que pasa en Bolivia?

“Me parece que hablar de Bolivia es hablar de una situación de incertidumbre en toda la región. Quién hubiese dicho que estaríamos llegando a finales de 2019 con las situaciones vividas en Chile, Ecuador, Perú, Brasil y ahora Bolivia. Lo de Bolivia tiene un significado mayor por el retorno de la concepción de la vía antidemocrática como una táctica política usada por las derechas locales“, sostuvo el periodista.

“Estamos viendo cómo se incrementa la beligerancia, la polarización, y vemos que la radicalización de los discursos cada vez cala más hondo en torno a la disputa política. Por eso, lo de Bolivia es un mensaje también para toda la región“.

El gran articulador discursivo, diplomático y político vuelve a ser la Casa Blanca. Lo vimos con el mensaje de Donald Trump, uno de los primeros, en reconocer como autoridades legítimas a los que han asumido y en su mismo comunicado diciendo que esto era una advertencia para Nicaragua y Venezuela“, explicó.

¿Creés que la mayoría del MAS en el Parlamento podría revertir algo?

“Tendremos que estar atentos a ver hasta qué punto está dispuesto a convivir el gobierno autoproclamado encabezado por Añez con el Poder Legislativo, con la representación legítima que tienen el MAS y otros partidos”.

“O si ante una situación de doble autoridad el gobierno interino de Añez apueste a profundizar el quiebre institucional y se vuelva más sobre el uso de la fuerza. Lo otro es que se llegue medianamente a un consenso entre los partidos para estabilizar la situación y que esto no derive en un escenario más caótico y violento”, concluyó.

Pasó en Caput #LaRectaFinal