Compartir

Luego de que se aprobó la ley de Cupo Laboral Trans en Río Negro, el legislador del FpV PJ Jorge Vallaza sostuvo que la legislación era una deuda y que es importante porque permite exigir que se lleve a la práctica. Por otro lado, la única legisladora que votó en contra, María Gemignani -de Juntos Somos Río– manifestó que es militante evangélica y que la biblia reconoce sólo dos géneros.

En Río Negro se aprobó la Ley de Cupo Laboral Trans que certifica que el uno por ciento de las personas empleadas por el Estado sean transexuales, travestis y transgénero

El principal impulsor del proyecto, Jorge Vallazza del bloque FpV-PJ, explicó que la importancia de la ley radica en que obliga a cumplir con el cupo y que era una deuda con el colectivo.

“Las personas trans tienen un promedio de vida de alrededor de 40 años, una de las causas es por las condiciones desfavorables en las que viven”, observó Vallazza.

La votación arrojó mayoría de votos positivos: solo una legisladora votó en contra. Se llama María Gemignani y es del bloque Juntos Somos Río.

“La elección sexual de una persona no es motivo para tener prioridad en un trabajo”, aseguró Gemignani y opinó que en su provincia no hay discriminación hacia las personas disidentes.

Al ser consultada por la participación de trangénero, travestis o transexuales en su bloque, contestó que no hay representantes del colectivo en Juntos Somos Río.

Además, manifestó su cercanía con el evangelismo: “Soy militante de la iglesia evangélica, cumplo un rol pastoral”, dijo y señaló que la biblia reconoce sólo dos géneros.

Lamentablemente, la entrevista fue interrumpida debido a que se cortó la comunicación intempestivamente, y pese a los esfuerzos de la producción resultó imposible reanudarla .

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 12 hs). 

La revolución de las mujeres sindicalistas