Compartir

El lunes por la noche murió la fundadora de Abuelas de Plaza de Mayo, María Isabel Chicha Chorobik de Mariani. Su amiga y compañera de lucha, Nora Cortiñas atraviesa el momento con una “gran tristeza, pero al mismo tiempo, con el recuerdo de una mujer admirable que deja una estela de luz en la lucha por los derechos humanos, una historia de vida tan transparente, tan especial”.

Es inevitable para Norita pensar en cada momento de la lucha de Chicha Mariani con ética y perseverancia. Pero también le es inevitable señalar la injusticia que han vivido: “Etchecolatz se llevó a su nieta. La justicia esquiva nunca investigó quién tiene a esa criatura, ni las adopciones falsas. Hubo mucha injusticia, mucho ocultamiento de la criminalidad de las Fuerzas Armadas por parte de los jueces”.

“Toda esta historia nuestra que queda plasmada este día especialmente con la partida de Chicha. 95 años de vida llevando a cuesta tanto dolor pero también tanta altura para la lucha”,  dijo la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.  Y asegura de que la lucha por encontrar a Clara Anahí, y a todas las nietas y nietos continúa.

UNA VIDA DE LUCHA COMPARTIDA

Norita recuerda sus viajes con Chicha a Brasil, cuando la Iglesia brasileña ayudó en la búsqueda de los nietos, recuerda el tiempo compartido, recuerda la dulzura de Chicha y la claridad política para orientar a todo quien se acercara con datos para buscar a sus nietos y nietas, con la Asociación Anahí. Y recuerda los encuentros, más allá de las distancias, dice entre risas Norita, porque ella es de Castelar y Chicha de La Plata.

A Chicha “la llevo en el corazón”, concluyó Norita.

PasóEnCaput. #SiberiaEnCaput (Lun a Vie 13hs).