«Saben que yo voy a hacer como siempre lo que tenga que hacer para recuperar la ilusión, la fuerza y la alegría de nuestra gente», afirmó Cristina Fernández de Kirchner en el plenario de la UOM el viernes pasado, en su reaparición tras el intento de magnicidio que sufrió.

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner encabezó un plenario de delegados de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), en la ciudad bonaerense de Pilar. Compartimos extractos de las palabras de Cristina en el acto del viernes junto al intendente de Pilar, Federico Achával y secretario general de la UOM, Abel Furlán

Comenzó Cristina su alocución analizando el atentado, «yo, por suerte, no lo vi pero, créanme que en estos dos meses y tres días lo que no podía sacarme de la cabeza, ni aún hoy, es qué hubiera pasado si hubiera gatillado. Esa imagen para mis hijos y mis nietos. Bueno, yo pienso, como todos, cuando nos pasa algo lo que primero pensamos es en nuestros hijos, en nuestros seres queridos. Pero la verdad que después de eso que pasó y estos meses de reflexión y de información, también, creo que algunas cosas positivas de un hecho tan horrible, tan espantoso, podemos obtener«. «Decía mi abuela que no hay mal que por bien no venga y siempre de algo malo se saca lo bueno y la primera conclusión buena que saqué de todo esto que pasó fue que esos presuntos indignados e indignadas que agredían, que insultaban, que esperaban, que tiraban teas encendidas a la Casa Rosada, etc… no eran indignados, era gente pagada. Gente pagada por empresarios que se identificaron con el anterior gobierno, con el macrismo, alguno de ellos funcionario que endeudó a la República Argentina».

La vicepresidenta pidió «un nuevo acuerdo democrático que combata estas formas de desear la supresión del otro, en donde las diferencias no puedan ser solucionadas a través de la violencia».

También enfatizó en «la necesidad de un consenso económico en donde podamos discutir no sólo los partidos políticos sino también los sindicatos, las centrales empresarias, sobre el modelo de país y cómo resolvemos la economía bimonetaria. Es imprescindible. No vamos a resolver la inflación en dos minutos, es un problema grave y sistémico«.

Y al referirse a la inflación actual, reconoció a la titular del Senado, a Massa y al presidente Alberto Fernández por «el esfuerzo que hace el ministro para resolver el problema de las divisas», en referencia a la dificultad para sumar dólares en las reservas,

Sobre la elección de 2019, recalcó que «yo tenía la responsabilidad, como la fuerza más representativa después de las elecciones del 2017, de tomar una decisión y que el peronismo ganara las elecciones.El escenario internacional era complejo. Trump estaba casi reelecto y puso 45 mil millones de dólares para que reeligiera Macri. En el escenario regional, el compañero Lula estaba preso. En Ecuador, Rafael Correa estaba exiliado. Y aquí en este país esta ciudadana tenía que tomar una responsabilidad y que estas políticas no fueran ratificadas«.

«Por eso yo quiero rescatar el esfuerzo que se está haciendo pero que es necesario que en esta discusión no solamente se dé a nivel de despachos oficiales sino que directamente los dirigentes sindicales se involucren directamente en ese modelo de país porque los patos de la boda van a volver ser los trabajadores y las trabajadoras», indicó.

 

«Venimos acá con el testimonio, no vengo a hablar en nombre de lo que vamos a hacer o de lo que pienso. Vengo en nombre de lo que hicimos. Porque yo quiero que ustedes piensen y le digan a sus compañeros y sus compañeras qué dirigentes políticos hoy en la Argentina, qué dirigentes políticos hoy en la Argentina. Todos han tenido actuación política en gobiernos de la primera Alianza, del gobierno de Macri y a la otra novedad de la política la tenemos levantando al gobierno de los 90 y del ministro de la convertibilidad. Todo está sobre la mesa. Venimos a hablar en nombre de doce años y medio de gobierno. No estuvimos un mes ni cinco días. Doce años y medio de gobierno que sacaron al país de la crisis más importante, de la crisis más importante que fue la del 2001″.

«Hubo una etapa en la que pudimos comenzar a desendeudar a la Argentina, recuperar la industria nacional, recuperar las fuentes de trabajo, recuperar el salario, recuperar los sueños, el ahorro. No sé cuántos compañeros ya eran trabajadores allá por el 2015, Abel y otros muchos más pero, seguramente que hay compañeros nuevos. Pero hubo una Argentina donde los trabajadores podían ahorrar y no fue hace 40 ni 50 años. Fue hace muy poco tiempo, podían ahorrar, podían soñar. En donde el estudiar era nuevamente un factor de progreso. Tenemos que volver a reconstruir los sueños que nos arrebataron a través de promesas que nunca se cumplieron. Que nunca se cumplieron».

«Yo quiero decirles a todas y a todos que soy una militante desde muy joven. Desde los momentos más difíciles que tuvo el país. Allá por los años 74, 75 y 76 donde también los trabajadores habían recuperado y habían recuperado más del 50 por ciento de su participación en el producto bruto interno. En realidad el golpe de estado del 24 de marzo del 76 tuvo más que ver con el proceso de recuperación de los trabajadores en el protagonismo nacional que con otras cosas. Y esa participación la volvimos a recuperar en nuestros 12 años donde, como dijo el Banco Mundial, en el año 2012 duplicamos la clase media en la República Argentina. Es posible hacerlo porque ya lo hemos hecho. Es cierto que estamos en un mundo nuevo, un mundo peor que el que teníamos allá aunque nos tocó la crisis del 2008 también cuando se cayó Lehman Brothers en el año 2008 y 2009″, recordó CFK.

«Pero yo estoy acá  en este congreso de la UOM junto a muchos trabajadores de SIAT que están seguramente haciendo los caños del gasoducto Néstor Kirchner que vaya a Vaca Muerta. Ahí tenemos una gran oportunidad como país. Esa Vaca Muerta que recuperamos en el 2012 ¿no? porque si no la hubiéramos recuperado en el 2012 sería una vaca viva y la tendrían otros, no precisamente los argentinos. Y ahí, en aquella ley que mandamos al Congreso, de recuperación de la soberanía hidrocarburífera recuperamos… Hoy no hay dirigente político que no te hable de Vaca Muerta. Yo quisiera pasar lista a ver cuántos fueron los que votaron en el parlamento argentino cuando hubo que recuperar la soberanía y recuperar YPF». «Vaca Muerta va a ser una posibilidad cierta para los argentinos pero, no acostumbremos a creer que algo nos va a salvar. Hay una costumbre, un tanto, de los argentinos que algo  nos va a salvar definitivamente. Lo único que nos va a salvar es nuestro esfuerzo, nuestro trabajo y nuestra organización como pueblo. Si no nada va a servir ni nada nos va a salvar», concluyó Cristina.

Discurso completo: