Compartir

Al cumplirse 41 años de los secuestros y desapariciones de algunas de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo, entre ellas Azucena Villaflor, María Ponce y Esther Ballestrino de Careaga, junto a Los 12 de la Santa Cruz, religiosas francesas y militantes populares de la parroquia, Nora Cortiñas recordó en detalle los hechos.

Nora Cortiñas, cofundadora de Madres, recordó aquellos episodios, que se produjeron entre el 8 y el 10 de diciembre de 1977, donde Alfredo Astiz, “el ángel rubio de la muerte”, tuvo un papel destacado en el secuestro y desaparición de las Madres: “Las torturaron, las drogaron, las arrojaron al mar. Siento una gran opresión de pensar en todo lo que hizo esta dictadura sangrienta“.

Pasó en Caput.