Compartir

El nuevo presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, se refirió a las necesidades de Poder Judicial y las irregularidades históricas del sector. “Ha habido abusos en las prisiones preventivas, ha habido situaciones donde se detenía una persona para lograr, luego, que se arrepintiera. Esto no puede volver a ocurrir”, afirmó.

El nuevo presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, se refirió a las necesidades urgentes de Poder Judicial: “Es siempre dar respuesta a la comunidad. La mayor emergencia que tenemos es edilicia e informática”. Aclaró, además, que del presupuesto “hace muchos años se utiliza un 95 por ciento para cubrir los salarios, y un cinco por ciento es para tema de obras comunes y el material para el ejercicio de la función”.

“Al margen de eso, hay un problema de planificación de muchos años que no se le puede imputar a nadie en especial, y a su vez, ha estado faltando la inventiva para dar una respuesta rápida a los temas más graves”, afirmó Lugones sobre los problemas del funcionamiento cotidiano del Poder Judicial. 

Respecto de las irregularidades en los últimos años respecto del accionar judicial, Lugones afirmó: “Ha habido abusos en las prisiones preventivas, ha habido situaciones donde se detenía una persona para lograr luego que se arrepintiera. Esto no puede volver a ocurrir: debe concluir hacia el futuro, más allá de que no es nuestro marco la posibilidad de controlarlo”. Asimismo, aclaró que “salvo que hubiese en ese abuso alguna otra figura que exceda la capacidad propia del juez. Si hubiera algo relacionado con el delito o el cohecho, ahí podríamos entrar a investigarlo”.

Sobre los testigos que cobran para hacer sus declaraciones, Lugones aseveró: “Desde la lógica jurídica no es posible entender que un testigo que ha cobrado para declarar en contra de alguien pueda ser el sustento de una sentencia condenatoria de alguien. Pero debe ser evaluado con el juez”

 Pasó en Caput #LugaresComunes