Compartir

“Cuando anunciaron las políticas de alivio de los únicos que no se acordaron fue de los jubilados y pensionados. Es un plan sistemático para sacarle a los sectores más vulnerables y transferirlos  a los sectores más poderosos”, afirmó el ex Director de la ANSES y abogado especialista en seguridad social, Miguel Ángel Fernández Pastor.

El ex director de la ANSES y abogado especialista en seguridad social, Miguel Ángel Fernández Pastor, se refirió a la situación de pérdida del poder adquisitivo que viven los jubilados y pensionados: “El primer año tendrían que haber aplicado la vieja fórmula de movilidad y lo hicieron mal, entonces hubo una pérdida de diez puntos, que en su euforia pasó de largo. Después con la Reparación Histórica, que el mundo iba a ser maravilloso, a la gente se le pasó. En 2017 hubo una muy pequeña recuperación de aquel porcentaje, pero a fines de diciembre se produce la modificación de la fórmula de movilidad y ahí comienza la debacle, hay una pérdida de 20 puntos del poder adquisitivo. Este año en el primer semestre se iba a recuperar el 8 por ciento, se recuperó sólo el 0,3”.

Agregó, además que, después de las elecciones, “ocurrió lo que ocurrió y las pautas de inflación dan el 55 por ciento, ya nadie desmiente este número. La movilidad va a alcanzar el 51, así que al perdida va a ser otro 4 por ciento. Como son pérdidas acumuladas, esto da un 27 por ciento total”. 

Asimismo, expresó que desde el gobierno nacional “estaban empeñados en seguir este tipo de políticas. Cuando anunciaron las políticas de alivio, de los únicos que no se acordaron fue de los jubilados y pensionados. Es un plan sistemático para sacarle a los sectores más vulnerables y transferirlos a los sectores más poderosos”.

Sobre los créditos de Anses lanzados en 2018, Fernandez Pastor explicó: “Son parte de un problema que se va a plantear en el próximo gobierno. El crédito en sí mismo es una buena medida cuando sirve para desarrollar y que uno haga cosas que necesita y que esté en condiciones para pagar. Estos créditos vienen en un momento de crisis del sistema provisional, y hay encuestas que dicen que quienes los piden lo hacen para pagar deudas, servicios y cuestiones de primera necesidad”. Remarcó, además, que “tanto es así que los créditos están dirigidos a los que menos ganan, o los han tomado quienes menos ganan”.

Pastor señaló que con los créditos “el tema central es cuál es la tasa. En 2015 existían los créditos de Anses, que eran los Argenta. Se daban a un 24 por ciento, con una movilidad jubilatoria de un 36 por ciento. Entre el proceso inflacionario y la movilidad, se comen rápidamente el crédito y resultaban altamente beneficiosos. Ahora el crédito de 2018 fue del 54 por ciento, y la movilidad alcanzaba el 28 por ciento. La pérdida fue casi de 27 puntos: en vez de mejorar la situación se la complica. La cuota es muy alta y el crédito muy bajo. Al mes siguiente se encuentra con que su jubilación baja un 30 por ciento. Paga sus necesidades básicas para vivir, pero achica su beneficio, y al hacerlo las condiciones se vuelven a hacer más graves”, explicó. 

Pasó en Caput #LaRectaFinal