Compartir

Las noticias que se mencionaron son la consecuencia de que ninguno de los dos tome un decisión plena, están moviendo los peones en un gran ajedrez”, afirmó el economista Gustavo Girado sobre el anuncio del presidente norteamericano, Donald Trump , prometiendo represalias por el aumento de impuestos. Además le ordenó a las empresas del país que corten sus vínculos con China. La guerra comercial entre China y Estados Unidos es un conflicto comercial iniciado en marzo de 2018, después de que Trump anunciase la intención de imponer aranceles de 50 000 millones de dólares a los productos chinos.

“Uno asocia una guerra comercial en una disputa por mercados, en una batalla que se da en el terreno de las monedas. Sin embargo acá prevalece un tipo de contienda que no es muy visible para la tribuna, porque se está disputando un espacio de hegemonía en sectores productivos que son significativos para el destino de la producción en el futuro”, describió Girado, que es director del posgrado sobre Estudios en China Contemporánea de la Universidad de Lanús (UNLa). Explicó, además, que “lo que está detrás es una disputa por el conocimiento atravesado por la tecnología y los componentes que van a determinar la producción manufacturera en el futuro: el 5g, la inteligencia artificial y todo el control que eso puede ejercer como instrumento para los elementos de seguridad, defensa y el despliegue de armas a nivel continental. Esa es la madre de toda esta historia”. 

En pocas palabras, Girado expresó sencillamente cómo se da esa batalla: “A nivel comercial hay una disputa basada en que un país le impide al otro que venda sin impuestos una cierta cantidad de productos y el otro replica aumentando lo impuestos sobre otra cantidad de productos. En estos últimos años se ha trabado casi todo el comercio bilateral entre estos países. Al trabarse esto tiene consecuencias, porque todos estamos involucrados en los que ellos comercian”.  

Trump le atribuye a China competencia desleal, que traduce en un déficit comercial importante y que eso trae como consecuencia pérdida del empleo y cierre de comercios. Ese es el discurso visible de Donald Trump, y a partir de ahí comenzaron a establecer impuestos a todos los productos que conforman el proyecto Hecho en China 2025, que intenta poner a China en la vanguardia tecnológica en once sectores que ellos consideran claves. Esos sectores es donde la vanguardia tecnológica hasta ahora la tiene Estados Unidos, por eso se da la disputa por quién va a establecer los estándares de esos sectores”, expusó Girado. “Las noticias que se mencionaron son la consecuencia de que ninguno de los dos tome un decisión plena, están moviendo los peones en un gran ajedrez”, agregó.

Sobre el panorama mundial económico, Girado explicó el rol de estos países: “Estado Unidos sigue siendo la potencia más importante en términos militares, tecnológicos, económicos y con gran influencia política. La República Popular de China, en términos de poder de compra de la economía, ya es la más grande en algunas variables. Pero en las cuestiones centrales que delinean el mundo del futuro Estados Unidos es la voz cantante y el dólar sigue siendo la moneda hegemónica. El mundo es mucho más multilateral”. 

“Que China deje de abastecerse del reducto de medio oeste norteamericano, significa que está buscando proveedores. Y somos un claro productor alternativo de esa zona por la soja, el biocombustible y carnes”, cerró Girado sobre el rol que podría tener Argentina en este conflicto.

Pasó en Caput #LaRectaFinal