Compartir

Nuestra idea de la escuela pública es la democratización del conocimiento, y muchas de las políticas que ha implementado Macri y el ministro Finocchiaro aparecen como modalidades restrictivas del acceso al conocimiento”, expresó la nueva secretaria general de UTE, Angélica Graciano, sobre la elección en el gremio.

La nueva secretaria general de UTE Angélica Graciano mencionó expectativas para el gobierno de Alberto Fernández, Graciano, afirmó: “Tenemos la expectativa que se convoque a una paritaria nacional, la primer medida que esperemos que se revoque es el decreto por el cual se suspendió. Es todo un gesto político hacia las y los trabajadores del educación”. Agregó, además, que “en esa reunión no solo se discute el salario, sino la reposición de los niveles y modalidades en todo el país, la infraestructura escolar y los comedores. Queremos discutir las cuestiones de urgencia que vemos todos los días y son un obstáculo por la apropiación activa del conocimiento. Nuestra idea de la escuela pública es la democratización del conocimiento, y muchas de las políticas que ha implementado Macri y el ministro Finocchiaro aparecen como modalidades restrictivas del acceso al conocimiento”.

“Esas políticas de descentralización arrancaron en los 90, pero nosotros logramos con mucha militancia y mucha movilización la Ley Nacional de Educación, que renacionalizar el sistema educativo”, explicó Graciano sobre las luchas por la educación nacional y agregó: “Para nosotros es reconstruir una identidad que tiene que ver con Argentina con la larga tradición de educación pública, y discutir profundamente que es lo que será federal y que sería nacional para no entrar en conflicto con las provincias”.

Sobre las políticas de modernización de la tecnologías educativas durante el kirchnerismo, Graciano meditó: “Es fundamental la democratización del acceso a las tecnologías y la alfabetización digital, debe estar acompañado por pensamiento crítico, que la apropiación de la tecnologías también tienen una mirada crítica. Esa forma particular que tiene el macrismo de adjudicar autoridad y construcción de verdad solos a través de las tecnologías intentan modificar culturalmente a la Argentina. Debe ser democrático el acceso, la distribución y la discusión de los límites y las formas de descubrir aquellos engaños que vienen a través de la redes”.

Respecto de las crisis alimentaria en los comedores escolares, Graciano expresó: “La situaciones es muy crítica, en particular en la Ciudad de Buenos Aires se paga 110 pesos por niño, pero como son arreglos que se hacen con las empresas no hay control y la calidad de la comida es muy mala. Tenemos fotos de platos que venían con cinco rodajitas de una mandarina, media manzana y con hamburguesas que no se sabe de que son. Hay un negocio millonario que se ha hecho con las empresas”.

“Por otro lado, a nivel nacional hay que discutir el tema de los comedores: en Argentina hay hambre y una de sus patas importantísimas del cuidado de la infancia son las escuelas y el derecho a la alimentación. Vamos a proponer que las escuelas estén abiertas con escuela de verano con la continuidad del comedor y actividades recreativas. No se les puede soltar la mano a los chicos ante una crisis tan grande y eso también tiene que ser parte de la discusión partidaria”, cerró Graciano. 

Pasó en Caput #LaRectaFinal