Compartir

“Siempre son intensos estos Encuentros, pero efectivamente este fue el más grande. Se estima que en el funcionamiento de los talleres fuimos unas 200 mil mujeres, lesbianas, trans, travestís y no binaries, y 500 mil en la marcha. Fue una marcha extensísima. Todos los talleres estuvieron desbordados”, afirmó la periodista y referentes de HIJOS La Plata, Lucía García Itzigsohn, quien reflexionó sobre el 34° Encuentro de Mujeres que se realizó el fin de semana en la ciudad de La Plata.

El 34° Encuentro de Mujeres estuvo atravesado por un debate central que se reflejó en todos los talleres: el cambio de nombre para incluir a las identidades indígenas y disidencias. García Itzigsohn remarcó: “Lo que está pasando con los feminismos populares se reflejó en el Encuentro. Sobre el nombre, considero que el debate no se terminó de saldar, pero efectivamente desde Chaco se viene discutiendo el cambio de nombre y esta vez fue masiva la adhesión y se expresó hasta con una marcha dentro del Encuentro. Es cuestión de encontrar el mecanismo, pero el nombre plurinacional y que incluye a lesbianas, trans, travestís, intersex y no binaries expresa la verdadera composición de estos encuentros”.  

Los Encuentros tienen un componente recreativo, tiene que ver con una perspectiva integral de lo que significa encontrarse con otras en lo político, en la discusión de la agenda pero también en el compartir un tiempo. Incluso hay talleres de tiempo libre y recreación, porque para las mujeres es una zona que no está tan accesible siempre, tenemos tantas responsabilidades de cuidado y de trabajo que muchas veces eso hay que empujarlo para que suceda, y eso era parte de las experiencias que se busca que la compañeras tengan durante el encuentro”, explicó García Itzigsohn sobre la importancia de las actividades culturales y de recreación. 

Además,  García Itzigsohn resaltó la participación etaria del Encuentro: “La presencia de adolescentes fue masiva, también de niñas que circulaban, incluso hubo un taller de niñeces, y escuchar esas voces y experiencias con tanta autonomía y con tanta libertad nos llena de esperanzas a la que venimos hace más años en este camino, y eso cruzado con las pioneras que armaron los primeros encuentros, ese diálogo. Las referentes del feminismo en términos académicos y políticos circularon por el Encuentro. En una situación de mucha paridad,porque todas circulan por los espacios más o menos de las mismas maneras, no hay jerarquías en los encuentros”. 

Asimismo, se refirió al rol de las mujeres embanderadas en la lucha por los derechos humanos: “Hicimos un conversatorio las Hijas, indagando sobre la tradición de la lucha de los derechos humanos con la Madres y Abuelas, reconocidas como las que abren este camino. Más allá de que su planteo no era el feminismo, son mujeres que se corren de un lugar tradicional para reclamar por la vida de sus hijos e hijas y habilitar un camino diferente de las maneras de hacer política. Y esto lo reconocemos como un antecedente clave”. 

“La continuidad y la persistencia de los Encuentro de Mujeres, 34 años encontrándonos a intercambiar experiencias, reflexiones, estrategias de articulación dan estos frutos. Hace que en algún momento esto implosione, surja Ni Una Menos, se debate el aborto, se haga un paro antes de que al CGT lo haga”, cerró García Itzigsohn.

Pasó en Caput #LaRectaFinal