Compartir

Mujeres originarias se encuentran acampando en una permanencia pasiva frente al Ministerio del Interior, a la espera de ser atendidas por el ministro Rogelio Frigerio. “El gobierno lo único que ha hecho es abrirle la puerta a las empresas extractivistas, a las mineras, hidroeléctricas y petroleras. Nos vemos amenazados. El Estado no nos reconoce, los gobiernos nos invisibilizan, la única respuesta que nos dan es la cárcel, muerte y desaparición. Pedimos que se sienten con nosotros, traemos demandas pero también propuestas”, expresó Marilin Cañío, werkén de la comunidad autónoma mapuche Cañío.

“Hace 150 años que vivimos en ese territorio y no tenemos respuesta. Pedimos que paren con la militarización del territorio, con la persecución y hostigamientos, con los encarcelamientos. Venimos a denunciar violación de niñas indígenas, desapariciones forzadas y femicidios indígenas. El Estado paga sicarios para reprimir y torturar en los territorios. Los policías siguen trabajando como si nada”, describió Marilin Cañío, de la comunidad autónoma mapuche Cañío, que está ubicada a unos 50 kilómetros de la localidad chubutense de El Maitén.

Respecto del acampe en la puerta del Ministerio, Cañío relató: “Estamos en una zona donde pasa mucha gente. En estos momentos quizás no vengan a hacer nada, pero están a la expectativa. Están jugando con nuestro cansancio: hay ancianas, mujeres embarazadas y niños. Estamos en un estrato en el que no nos ven como humanos, es horrible la situación en la que nos pusieron. Estamos en un estado de emergencia”. Agregó además: “Pedimos a las compañeras que vengan a acompañar, le pedimos que abran sus corazones y la conciencia, estamos luchando por la vida de la tierra y la sociedad. No es una demanda individual, estamos pensando a nivel sociedad. El pueblo argentino tendría que estar de pie en las calles y acompañando este reclamo. Llevamos más de 150 años de resistencia. Pedimos al ministro que se acerque a hablar con nosotras. Venimos a dialogar, tenemos la facultad para hacerlo, queremos ver si el ministro está a la altura de darnos respuestas claras y contundentes”.

No vamos a volver al territorio con las manos vacías”, aseguró la werkén, y aseveró: “Sabemos que cuando entran, la represión es mucho peor, no hay discusión: estamos solas, nos matan, nos desaparecen y nos encarcelan. Estamos dispuestas a resistir lo que venga. De acá no nos movemos hasta que el ministro nos de la audiencia que le pedimos”. Nuevamente remarcó el rol del Estado y los gobiernos, y enfatizó: “No nos reconocen. No hay respeto hacia los pueblos nación, no hay nada más que violencia, cárcel y desapariciones. Ese es el respeto que tiene el Estado para los pueblos indígenas, la muerte y la cárcel. El genocidio no termina, seguimos en una guerra de baja intensidad. Tenemos muchos hermanos que están siendo perseguidos, están presos por causas armadas, por defender la tierra”.  

Pasó en Caput #LaRectaFinal