Compartir

La Policía de la Ciudad de Buenos Aires reprimió a organizaciones sociales que movilizaban hacia el Ministerio de Desarrollo Social para realizar un acampe. Entre las organizaciones se encontraba el Polo Obrero, Barrios de Pie, el Frente de Organizaciones en Lucha y el Movimiento Teresa Rodríguez. “La idea es que haya una respuesta, una reunión para generar un canal de comunicación para resolver los problemas urgentes que tiene un gran sector de la población, que no puede poner un plato de comida en la mesa”, afirmó el dirigente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni.

El referente y vocero del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, relató lo vivido en las inmediaciones del Ministerio de Desarrollo Social cuando la columna se acercaba: “Nos esperaba un ejército de Infantería y fuerzas especiales antimotines para reprimir a la movilización, que ya había sido cercada en Constitución. Se levantó el servicio del subte para que no pudieran llegar los trabajadores al punto de concentración. Eso fue derrotado porque llegamos caminando y cuando llegamos se desató una represión con heridos y heridas”. “Los que empezaron la represión fueron los de Infantería, que se tiraron sobre la cabeza de la columna con los dirigentes que encabezaban la movilización”, afirmó Belliboni.

Sobre las consecuencias de la represión, Belliboni listó: “Hay un detenido que aún continúa así, de otra organización. Hay catorce heridos, algunos de gravedad con 20 puntos de sutura en el cuero cabelludo producto de la golpiza”. A pesar de eso, Belliboni destacó que “hasta ahora se mantiene el reclamo, hace 20 horas” que el acampe se mantiene. 

“La idea es que haya una respuesta, una reunión para generar un canal de comunicación para resolver los problemas urgentes que tiene un gran sector de la población, que no puede poner un plato de comida en la mesa”, aseguró Belliboni sobre las expectativas del acampe y agregó: “El sueldo de los cooperativistas está muy por debajo del nivel de indigencia, una miseria con la que no se puede vivir más de una semana. Es más que urgente y necesita un tratamiento inmediato, un reclamo muy concreto, para permitir a la población que está desamparada el ingreso a los programas correspondientes, el aumento de ese monto tan miserable y las partidas para que los comedores populares puedan entregar los alimentos necesarios”.

Asimismo, un fotógrafo de ARGRA que fue agredido durante la represión, Pedro Funes, describió la violencia con la cual procedieron los efectivos de seguridad: “La policía avanzó intempestivamente y como producto de eso hubo una persona detenida, varias personas heridas y personal de prensa atacado. En este contexto me destruyen el equipo, que es mi herramienta de trabajo. Nos hicieron un cerco y la infantería avanza, logré desprenderme y me dirijo a un grupo de personas que estaban en el piso, escuché un palazo en la cara de un muchacho y con ese mismo bastón alevosamente partieron la cámara al medio”. “Desde el primer momento la voluntad política era reprimir. Cuando llegué, con la poquita gente que estaba, ya había motos del grupo antidisturbios motorizado intimidando a la gente”, agregó.

“Yo estoy buscando material en general, pero sería raro señalar a una persona cuando es un problema de toda la institución. Tenemos que llegar a un nivel de madurez política que nos permita prescindir de esa herramienta política que tiene el gobierno”, afirmó Funes sobre los métodos del gobierno de Cambiemos.

Pasó en Caput #LaRectaFinal