Compartir

El secretario general del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, aseguró que con el millonario pago de intereses de la deuda y la bicicleta financiera se podrían construir mil viviendas diarias y terminar con la desocupación. Aseguró que el bono no es la solución y celebró el principio de acuerdo para construir la unidad opositora al gobierno de Mauricio Macri.


El líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico, aseguró que con los casi 1.000 millones de pesos diarios que paga el Banco Central por intereses de las Letras de Liquidez (Leliq), se podrían construir mil viviendas sociales y generar tres millones de puestos de empleo. “Si pusieran esa plata en la economía real y no la chorearían se terminaría la desocupación”, aseguró.

Pérsico apuntó hacia la política económica del gobierno y señaló que “todo se paraliza en función de que lo único rentable en la Argentina es la timba financiera”. En este sentido, sostuvo que muchos empresarios se encuentran atrasados en la cadena de pagos para poner el dinero a girar en la rueda que ofrece una tasa de interés del 65 por ciento anual.

“Veo el peligro de un diciembre de 2001 todos los días. El gobierno juega con fuego, hay sectores de poder que ganan mucha plata con las crisis”, afirmó Pérsico, quien agregó que “gracias a la base de derechos la situación todavía no es tan dramática”.

CUMBRE CLAVE CON CRISTINA

Dos semanas atrás Pérsico se reunió con la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, luego del distanciamiento previo a las legislativas de 2017. “La reunión fue amable, tenemos puntos de acuerdo importantes y de discusión, que ponemos en un paraguas para construir una unidad que pueda ganarle a Macri”. En esta línea, resaltó que observa a Cristina “con mucha intención de ganar”.

“Hablamos de cercanía con todos: Massa, Urtubey, Randazzo. Todos tienen que estar adentro, Cristina está en una actitud de mucha amplitud para buscar la metodología para ganar”, enfatizó Pérsico.

BONO DE FIN DE AÑO

Pérsico adelantó que se encuentran en plena discusión de un plus de fin de año para los beneficiarios de planes sociales como la Asignación Universal por Hijo (AUH) y jubilaciones, sectores excluidos del bono de fin de año por $5.000 en dos cuotas acordado entre el gobierno y la CGT y oficializado hoy.

De todos modos, aseguró que “el bono es una gotita de agua en el desierto”, y analizó que “no hay manera de que sea una solución”. “La crisis toca un fondo muy feo, hay una recesión muy grande”, remarcó el líder del Movimiento Evita.