Compartir

El Gobierno planea modificar el operativo electoral de cara a los comicios presidenciales. Eliminarán los telegramas y los reemplazarán por un sistema informático que provoca rechazo entre los expertos. Advierten sobre posibles hackeos y por la “incapacidad de custodiar” el sufragio.

La politóloga y presidenta de la fundación Vía Libre, Beatriz Busaniche, rechazó el proyecto del Gobierno para “informatizar” el operativo electoral, que tiene el supuesto objetivo de “agilizar” el resultado del escrutinio provisorio en las elecciones presidenciales.

Para eso eliminarán los telegramas que contienen las actas de cada mesa, que ahora serán escaneadas y enviadas con netbooks mediante un software para el que ya se abrió una licitación internacional. De este modo, el Correo Argentino dejará de retirar los telegramas y distribuirlos en los centros de cómputos.

Busaniche consideró que hay que “evitar que se ‘despapelice’ la elección”. “El escrutinio provisorio no tiene valor legal, pero sólo se abre una urna y se vuelve a contar cuando hay una queja u observación. La Justicia es reacia a abrir una urna y la despapelización del sufragio es peligrosa”, remarcó.

El plan del Gobierno no pasará por el Congreso y esperarán recién hasta febrero para plantearlo ante las fuerzas políticas. Busaniche explicó que “el mundo va hacia la papelización electoral”, y que incluso en aquellos lugares donde se eliminó el papel, como en Francia, comenzaron a incorporarlo nuevamente por los riesgos que existían sobre posibles hackeos.

La experta recordó lo ocurrido en las elecciones a jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en 2015, que se realizaron mediante la boleta única electrónica y el envío de los datos era virtual. “El sistema de transmisión se cayó, falló y hubo que llevar la documentación de 500 mesas hasta la Legislatura en taxis”, contó.

Pasó en Caput. #AlFinalDelTúnel (mar 16 hs).