Compartir

La secretaria del Centro de Militares Para la Democracia Argentina (CEMIDA), Elsa Bruzzone, consideró que con Mauricio Macri “volvieron las relaciones carnales con Estados Unidos y Gran Bretaña, y ahora también con Israel“. “El gobierno defiende los intereses de las grandes corporaciones transnacionales, que son las que están mandando”, afirmó.

Para Bruzzone, la posible instalación de una base norteamericana en Tierra del Fuego tiene el objetivo de controlar, junto con las bases militares inglesas instaladas en las islas del Atlántico Sur, el paso oceánico y el continente blanco: “La Antártida no solamente es la mayor reserva de agua dulce del mundo, sino que también tiene inmensos recursos”, afirmó. “Han desguasado el Instituto Nacional Antártico y lo pusieron en remate”, destacó Bruzzone, como un ejemplo del desinterés del gobierno de Macri por defender la soberanía nacional. .

La otra base que los norteamericanos planean instalar es en Misiones, en la zona de la Triple Frontera, cosa que Bruzzone atribuyó al intento norteamericano de cercar la selva amazónica y garantizar el control del Acuífero Guaraní.

El gobierno defiende los intereses de las grandes corporaciones transnacionales, que son las que están mandando”, dijo Bruzzone. Pero a pesar del retorno de gobiernos conservadores en América Latina, la integrante del CEMIDA se mostró esperanzada: “Más temprano que tarde, como decía (Hugo) Chávez, nuestros pueblos van a encontrar su propio camino“.

Pasó en Caput. #IdeasYEscombros (Jue 18hs)