Compartir

El candidato a senador provincial de Buenos Aires por el Frente de Todos, Omar Plaini, expresó: “Hay una irresponsabilidad de la dirigencia que le importa más ser conocido que reconocido”, también agregó que “la de este gobierno es una política antiobrera como nunca hubo desde el 1983 hasta acá”.

¿Cómo te imaginas la situación de los trabajadores a partir de un triunfo de la fórmula Fernández-Fernández?

El candidato a senador nacional sostuvo: “En las reuniones que tuvimos entre este año y el pasado cuando nos reunimos con la ex presidenta Cristina, ella planteó dos ejes muy importantes: Una es la unidad del movimiento sindical Argentino y la segunda es que con el próximo gobierno el movimiento obrero tenía que tener mucha comprensión. Significa que vamos a tener unos primeros años muy difíciles y ahí está la clave”.

“¿En qué se va apoyar este gobierno? ¿En la obsesión de reconstruir la burguesía?. O en la clase trabajadora, que es la que va a sostener esa pelea que va a haber con grandes poderes, tanto locales como extranjeros. Allí va a estar la inteligencia del nuevo presidente y la actitud que nosotros pongamos tiene que ser distinta a esta que vivís ahora. Hay que entender que esta es una coalición, no hay lugar para todos, pero también entiendo que el movimiento sindical juega un papel central junto con las políticas que determine la futura fórmula“, concluyó.

¿Te preocupa el hecho de que Alberto Fernández tenga una mirada crítica hacia la ley de medios?

“No me preocupa, muy poco hemos hablado, pero tengo compañeros que se han conectado con él por whatsapp porque creo que es un hombre muy abierto al diálogo y al debate y a la discusión, que es muy importante.
Estoy convencido que todo dirigente tiene que tener la cabeza abierta al debate y a la discusión de ideas, no pasa por agredir y descalificar al otro, todas son verdades relativas, si tenemos la capacidad de discutir me parece que vamos a un mundo más inteligente. Yo soy enemigo de la democracia instantánea y de la velocidad pura”, sostuvo el candidato a senador.

“Creo que aquellos que tenemos una cierta responsabilidad, yo como representante de un gremio, o estar en el PJ. Tenemos que tener tiempo para el análisis, para una mirada más lejos y saber que no siempre el camino más corto es el más eficaz, y eso me parece que falta hoy en la actualidad, sobre todo en la Argentina dónde lamentablemente se nota mucha mediocridad. En los grandes medios hay una facilidad para calificar y descalificar que es preocupante“, afirmó.

¿Cómo anda el gremio de Canillitas últimamente?

Como secretario general del gremio de Canillitas explicó: “Nosotros sufrimos una doble partida en esta situación: Primero porque estamos en la era de la revolución digital que es tan o más grande que la revolución industrial desde mi punto de vista y es mucho más dinámica que aquella; las nuevas formas de comunicación y difusión acotaron a un nicho reducido nuestra actividad.
Y la segunda es la crisis que estamos viviendo desde el 2015 donde la caída de la circulación de diarios y revistas todavía no encontró su piso y es enorme.


A partir de esto vimos que había que reinventarnos, ampliarnos desde la publicidad en los escaparates, hasta la carga de la sube. Y no descartamos la posibilidad también de que con el kiosco de diario, a través de la bancarización, nosotros podamos cobrar servicios. Lo que pasa es que siempre hay una burocracia del estado que va mucho mas lenta que como vos te queres desarrollar como organización de la sociedad civil.

¿Que pensás de la descalificación hacia los dirigentes sindicales?

“Los que tenemos la responsabilidad de conducir un sindicato no solamente estamos para la cuestión salarial o las condiciones laborales. Nosotros administramos y gestionamos salud, educación, el 80% de los centros de formación profesional de este país son de los sindicatos, turimos, hoteleria, universidades como la UMET. Todo eso lo hacen los cuadros sindicales, nosotros formamos nuestros propios cuadros. Por eso es importante cuando nos quieren reducir o descalificar a los dirigentes. Entre el trabajo que tiene que hacer un intendente y la gestión que hace en una comunidad un dirigente sindical no hay ninguna diferencia. ¿Por qué no estamos en el ejecutivo nunca?”, sostuvo el dirigente sindical.

¿Qué pasaría si en un eventual gobierno nacional y popular hay que hacer un ajuste contra los trabajadores?

“La política tiene que asumir la responsabilidad, pero hay que encontrar marcos de acuerdo, y el sindicalismo los va a encontrar. Ahora, los que venimos del peronismo y el campo nacional y popular tenemos que tener claro que el ajuste no se hace hacia abajo, que hay un sector empresarial nacional y transnacional que siempre tiene excedente en las ganancias y nosotros queremos distribuirlo al costo laboral. Si sos un gobierno del campo nacional y popular eso hay que resolverlo inteligentemente sin achicar ni ajustar a los que laburan. Yo confío que eso no va a suceder y me pregunto, en el caso del endeudamiento ¿no tendrían que hacerse cargo los que blanquearon dinero y los que aún lo tienen afuera en vez del pueblo?” finalizó.

Pasó en Caput #LaRectaFinal