Compartir

La Operación Araña, en defensa de la legalización del aborto, se llevó a cabo desde todas las líneas del subte y terminó con un pañuelazo en la Plaza de Mayo. Fue convocada por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y gratuito, Ni Una Menos y las Metrodelegadas. La periodista Marta Dillon, que participó de la acción, expresó con determinación que aunque está peleada la decisión en el Senado cree que saldrá adelante porque lo van “a sacar desde la fuerza de la calle. Fuimos un millón el 13 de junio y ahora vamos a ser el doble o el triple el ocho de agosto”.

El verde en los labios, en los párpados, en los pañuelos. El color de las mujeres que gritan unidas por “el aborto legal, seguro y gratuito” volvió, y esta vez, desde todas las líneas del subte con la Operación Araña. A pocos días de que se decida en el Senado, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, Ni Una Menos y las Metrodelegadas convocaron la llamada Operación Araña. Marta Dillon, periodista y editora de Página 12, explicó:  “Hicimos una acción desde abajo tramando conflictos sociales. En cada línea había un eje temático”.

Cada línea tuvo un eje temático distinto: En la línea A, se puso de manifiesto la demanda del derecho de la mujer a decidir sobre sus cuerpos; en la B, se llevó a cabo el lema de “la maternidad será deseada o no será”; la C planteó el aborto desde la autonomía; la D, trató sobre la Educación Sexual Integral; en la E, se exigió información para “decidir contra la desinformación opresiva”, y en la H, se expuso el aborto como un tema de salud pública.

El nombre “Operación Araña” surgió a partir de la idea de unir todos los subtes en una red contra el aborto clandestino. Además se colgaron telas verdes en las distintas líneas de los subtes y se repartieron volantes explicando mentiras y verdades acerca del aborto. Hubo una gran cantidad de organizaciones que participaron, pero las acciones se mantuvieron en secreto hasta hoy por la mañana.

Ya salimos de la clandestinidad porque ahora decimos aborto en voz alta y no vamos a volver a ahí nunca más”, explicó Marta Dillon, que participó de la Operación Araña y terminó con un pañuelazo en la Plaza de Mayo.

Cuando se le preguntó sobre sus expectativas de si se conseguirán los votos suficientes en el plenario, Dillon fue determinante: Está peleado, pero creemos que sale porque lo vamos a sacar desde la fuerza de la calle. Fuimos un millón el 13 de junio y ahora vamos a ser el doble o el triple el ocho de agosto”.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (Lun a Vie 13 hs).