La exministra de Defensa y Seguridad, Nilda Garré, sostuvo que «es un disparate acusarla a Cristina de una asociación ilícita» y que a través de la causa Vialidad «buscan deteriorar la democracia, las garantías individuales y al peronismo». «Es una causa escandalosa en la que los testigos desmienten los hechos que quiere corroborar la fiscalía con el objetivo de proscribir a Cristina. Buscan su desaparición de la vida política», como ya lo intentaron con Juan Perón, expresó.

En Lugares Comunes dialogó con Elizabet Vega Gron y Javier Corcuera, la exministra de Defensa y Seguridad de la Nación, Nilda Garré acerca del intento de proscripción de Cristina Fernández de Kirchner, sobre el armado de causas  contra dirigentes populares que ella misma sufrió y sobre la necesidad establecer de un sistema de defensa regional en medio de un mundo convulsionado, signado por la guerra comercial y las provocaciones entre Estados Unidos y China. 

En el comienzo de la entrevista, Nilda Garré expresó que “asistimos a uno de los mayores escándalos de la historia de la justicia argentina, sólo comparable con el juicio de la AMIA, donde el juez, fiscales y la SIDE se complotaron para dar una versión oficial falsa donde se imputaba a integrantes de la policía bonaerense porque eso le interesaba al presidente Menem. Hay un parecido en la capacidad para armar una causa sin pruebas”. Por lo que calificó a la causa como «infundada» y «un invento canallesco», y consideró que «hay que estar alertas y movilizados para impedir este avance»

Garré sostuvo que «es un disparate acusarla a Cristina de una asociación ilícita, hay una cantidad de controles en cada licitación que hace imposible que la presidenta pudiera dirigir eso desde una organización», por lo que recalcó que esta causa es una más para «deteriorar la democracia, las garantías individuales y al peronismo».

Nilda Garré agregó que en la causa conocida como Vialidad “los testigos desmienten los hechos que quiere corroborar la fiscalía con el objetivo de proscribir a Cristina, buscan su desaparición de la vida política, como ya lo hicieron por dieciocho años con Juan Perón”, sin embargo esa persecución sólo consiguió que el “peronismo cada vez tomó más fuerza y se transmitió a nuevas generaciones que no vivieron el primer gobierno de Perón”. 

«Tenemos casi una cultura de lucha, de resistencia contra la proscripción, sufrimos el bombardeo, el genocidio de la dictadura y hemos salido adelante con la lucha, la movilización y la conciencia, no vamos a dejar que se proscriba injustamente a la jefa de nuestro espacio político ni que se ponga en riesgo la democracia. No nos van a quebrar», resaltó Nilda Garré.

Sobre el masivo apoyo  la vicepresidenta en las calles dijo que «hubo una reacción masiva y espontánea en todo el país, vimos gente contenta, dispuesta a pelear por cosas profundas por las que vale la pena luchar».   

A su vez, se manifestó acerca del lawfare que se verifica en toda la región remarcó que «es un fenómeno que se ha dado en Brasil, con Lula y Dilma Rousseff», donde jueces como Sergio Moro apoyándose en su poder mediático lograron confundir a la opinión pública y tener amenazados a dirigentes populares.   

Garré también sufrió la persecución, esta vez en manos de un «periodista» del diario Clarín llamado Daniel Santoro, quién «tomó una noticia de la revista Veja de Brasil y dijo que Máximo Kirchner y yo habíamos transferido sumas millonarias a distintos bancos sin el menos asidero, ni pruebas. Tuvimos que ver varias tapas injuriosas de Clarín y La Nación, se perdieron 3 años de trabajo de la justicia para llegar a demostrar que lo que afirmó ese periodista imprudente y con mala fe era falso. Los bancos aclararon que no existían tales cuentas«. «Es una peligrosa práctica que es parte de una política que viene de los Estados Unidos, de su fuerzas neoliberales y conservadoras» concluyó. 

A su vez, sobre otra causa que le iniciaron hace nueve años los entonces senadores Gerardo Morales y Luis Naidenoff y Julio Martínez acerca de la reforma de las fuerzas de seguridad que impulsó como ministra del área, «esa denuncia que ya lleva 9 años, ya tengo dos sobreseimientos, hay una rotunda inexactitud de la interpretación que hacen», destacó. La causa volvió a estar en los medios estos día ya que el fiscal Carlos Rívolo apeló la decisión judicial y pidió otra declaración indagatoria que será en los próximos días, «seguramente daremos por tierra la acusación» afirmó Garré.

En el panorama internacional, donde sobresalen las tensiones de una guerra entre Rusia y Ucrania que lleva 6 meses y la rivalidad creciente entre EEUU y China, sostuvo que «la visita de Nancy Pelossi a Taiwán es una provocación», y que la guerra comercial provoca daños en las economías, trayendo crisis mundial y recesión «que puede generar hambrunas graves».  

En cuanto a la defensa de nuestra soberanía, recalcó que «Argentina tiene recursos naturales y minerales estratégicos abundantes». En ese sentido destacó a la UNASUR, la alianza política entre países de Latinoamérica, que «nació con gran apoyo desde la política, los Estados crearon el consejo sudamericano de defensa para pensarla en conjunto. Es necesaria una defensa regional», teniendo en cuenta que «hay una base de la OTAN en Malvinas, cerca de la Antártida que tiene una importancia estratégica fundamental, por lo que debemos estar unidos en defensa de esas amenazas», manifestó Nilda Garré por Caput.

Pasó en Caput. Lugares Comunes