Compartir

El fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, Javier De Luca, explicó que, según el derecho internacional, los delitos de lesa humanidad “no se pueden indultar, no se pueden perdonar, no se pueden prescribir, no se pueden amnistiar y tampoco se pueden conmutar las penas“. “Una forma de conmutar las penas, en este caso parcialmente, es haciéndoles un cómputo privilegiado“, sostuvo.

“La ley del llamado 2 por 1 no estuvo vigente nunca durante los tiempos de prisión preventiva de estas personas. Solamente se puede hacer mediante una especie de ficción jurídica. Sería una ficción jurídica considerar que como esta ley estuvo vigente en algún momento desde la fecha de los hechos penales hasta hoy, en un lapso intermedio, entonces podría ser aplicable“.

“La ley entró y dejó de estar en vigencia antes de la persecución penal de estas personas, que recordemos que son imputados por delitos de lesa humanidad, cuya persecución penal estuvo interrumpida por las leyes de obediencia debida, punto final y los indultos. O sea que cuando se retomó la persecución penal de estos hechos, la ley (del 2 por 1) ya estaba derogada“.

“En materia de derecho internacional de los derechos humanos, este tipo de delitos no se pueden indultar, no se pueden perdonar, no se pueden prescribir, no se pueden amnistiar y tampoco se pueden conmutar las penas. Entonces una forma de conmutar las penas, en este caso parcialmente, es haciéndoles un cómputo privilegiado“.

Aplicación de la ley penal más benigna

“Las leyes que se están aplicando son las leyes vigentes antes de los hechos, es decir las que estaban vigentes hasta 1976. No se les ha aplicado a estas personas el agravamiento de las penas realizado con posterioridad a los hechos, porque los delitos de privación ilegal de la libertad y tormentos han tenido agravamientos de pena, y eso no se ha aplicado, porque justamente se respetó el principio de ley penal mas benigna“.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (Lun a Vie 12 hs)