Una plaza llena despidió a Hebe. Amor con amor se paga. El pueblo le dijo «Hasta siempre a Hebe».

Radio Caput realizó una transmisión especial, en la que dirigentes políticos, referentes sociales y de los organismos de derechos humanos pudieron despedir a Hebe.

Las cenizas de la presidenta de la Asociación Madres de Plaza de Mayo fueron esparcidas en la histórica y multitudinaria plaza.

En la tarde del jueves 24 de noviembre se llevó a cabo un homenaje a la vida y lucha de Hebe de Bonafini, en que se depositaron sus restos mortales junto a la tradicional pirámide de la Plaza de Mayo. Poco antes de las 15.30, la camioneta que habitualmente trasladaba a Hebe y al resto de las integrantes de la Asociación, ingresó a una Plaza de Mayo colmada de banderas y fotos de la referente de derechos humanos, donde fueron recibidas con aplausos y muestras de afecto por una multitud.

El periodista e historiador Hernán Brienza señaló que «Hebe representa muchas cosas, me gusta destacar su incorrección política. Tenía su núcleo con lo barbárico, fue argentina, maradoneana, y peronista aún sin serlo. Era incorrecta, desafiaba y molestaba profundamente al poder real y hegemónico, es indigerible para la hegemonía política y cultural, que es más amiga de la hipocresía que de la verdad, es un espejo de la argentinidad», señaló. «Eso es lo más rico de Hebe, que su lucha está acompañada por una cantidad de verdades brutales, quizás dichas a destiempo, pero escondía una montaña de ternura: era muy maternal con quien ella quería. El amor y la barbarie en una misma persona». «Nos fuimos conociendo, la última vez que nos vimos que en Radio Caput, poco después me llamó para recomendarme un remedio casero para una enfermedad. Es un buen momento para empezar a hacerle caso a Hebe», concluyó

Lía Méndez, dirigente del Partido Humanista, sostuvo que «Hebe era una mujer común, como se definía ella, con una misión extraordinaria: se puso al hombro la defensa de sus hijos y fue más allá y asumió la lucha por todos los hijos. Eso hay que destacarlo».
Y agregó que «ella socializó la maternidad, se jugaba por todos los hijos y no sólo por los propios. Mira si no es una misión extraordinaria la que asume, era una mujer coherente en todo, esa es su característica principal«.

«Hemos avanzado, pudimos conceptualizar de otro modo esa lucha gracias a la militancia de las Madres con Hebe como motor, liderando, en la búsqueda por verdad y justicia, sin pedir venganza», señaló. «Ese enfoque de los derechos humanos que tenía Hebe era orientador para todos y todas. Ante un conflicto que nos confundía la mirábamos a Hebe y ella marcaba la línea. Hebe era digna, veía todo desde el enfoque de los derechos humanos en que todos somos sujetos de derechos y desde ahí veía todo acontecimiento social y político», recalcó.

En la transmisión especial de Radio Caput, Larry Levy y Tatiana Nina, dialogaron con Pedro Lanteri, ex director de la radio de las Madres de Plaza de Mayo. Señaló que «yo a Hebe la conocí hace 43 años, tenemos una relación militante y de afecto, es un faro, una referente, una persona con la cual avanzamos y crecimos juntos, que entendió la comunicación como pocos. Tan es así que militó la ley de comunicación audiovisual». «Ella pensaba en lo colectivo, socializó la maternidad y tomó la bandera de los hijos y la asumió como propia, tenía un afecto y una firmeza inclaudicable. Los que mueren por la vida no merecen llamarse muertos».
«Hebe nos seguirá guiando y nosotros tenemos que asumir el compromiso de que su pañuelo y su nombre no sea algo colgado en una pared, sino un compromiso de lucha: Vamos a seguir siempre su camino, Radio Caput es una radio que ella quería mucho», agregó.

El Padre Francisco «Paco» Olveira dialogó con Javier Corcuera y Nicolás González, contó que «Hebe con un megáfono enfrentó a la dictadura, nunca tuvo miedo a nada. No sólo peleo por los 30.000, sino también la causa de sus hijos y porque en esta patria no haya un niño con hambre: eso que ella regó hace que hoy esta plaza esté explotada.
«A Hebe la fui conociendo de a poco, primero hicimos un mural en la Isla Maciel, luego nos invitó a comer, siempre le tuvimos mucho respeto. Sabemos que la iglesia a la Madres de Plaza de Mayo les dio la espalda cuando luchaban por sus hijos e hijas. Hebe fue recuperando esa fe, ella tenía mucho dolor por lo que sufrió. Ella nos dio el pañuelo, es un compromiso para las Curas en Opción por los Pobres llevar ese pañuelo», agregó. Y añadió que «el mensaje evangélico de Francisco es sencillo: la tierra es para todos, no puede ser para unos pocos nomás».

En diálogo con Javier Corcuera y Nicolás González, Ana María Careaga, quien fue detenida en la dictadura y es hija de Esther Ballestrino de Careaga, una de las Madres de Plaza de Mayo fundadoras desparecidas, se mostró conmovida «por escuchar la historia de Hebe y su vínculo con sus compañeras de lucha, en quienes ella se referenciaba, como Esther, Mary y Azucena». «Ella contaba que mi mamá era la persona que le había enseñado a reclamar para visibilizar las demandas», indicó. «No hay muchas personas de esta talla, necesitamos reivindicar la historia de una dirigente de esta naturaleza».
«Radio Caput nos acercó mucho a Hebe. Un recuerdo muy fuerte es de cuando encontraron los restos de las Madres que decidimos hablar con Hebe, porque ella tenía una posición distinta; hablamos y lo comprendió. La vuelta a la Plaza de Mayo fue algo fundante. El de las Madres fue un camino insospechado, directamente proporcional al horror que vivieron con la desaparición de sus hijos», recalcó. «Ella quiso que la recuerden como una mujer común, que lava y cocina, a la vez que sostenía una posición política, ella con su ejemplo, llamaba a la gente común a encarnar esos discursos. Interpelaba a la gente común a involucrarse y poder hacer otra cosa en la vida«.

El exvicepresidente Amado Boudou dijo en Caput: «Hebe nos enseña que hay que dar todas las batallas, aún aquellas que se dice que no se pueden ganar; ella nunca pensó en la correlación de fuerzas sino en cómo modificarla». «Hebe nunca tuvo odio, sino que siempre tuvo amor, nunca tuvo rencor ni nostalgia, sino Verdad, Memoria y Justicia», aseguró.

El exsecretario de Comercio, Guillermo Moreno, aseguró que «Hebe es un ejemplo para los dirigentes que están cambiando sus convicciones, y que intentan decir lo políticamente correcto, o lo que les traerá menos compromisos personales, o solucionará algún problema, no del conjunto, sino individual».

La legisladora porteña por el Frente de Todos, Victoria Montenegro, sostuvo desde la Plaza que «estamos despidiendo a Hebe pero también sembrándola. Depende de todos nosotros cuidar el legado de las Madres y de Hebe que es enorme. Con los compañeros y compañeras abrazándonos siempre en el compromiso por mantener viva su lucha».

El dirigente Fernando Esteche sostuvo que «Hebe tiene la estatura moral de los principales líderes: Fidel, Chávez, Perón y Evita. Sin haber ejercido el poder, está en ese podio, porque le devolvió al pueblo la esperanza, la valentía, le señaló un camino de lucha en los momentos de mayor oscuridad». «Estoy acá primero por mi compromiso personal de deuda con Hebe, y para tratar de espantar esta sensación de orfandad que nos acompaña a todos con la ausencia física de Hebe. Y porque creo, además, que había que señalar lo que Hebe parió, que es esta Plaza».

Patricia Rozas Elizabet Vega Gron, Omar Seijo, Larry Levy, en los estudios de Radio Caput conversaron con el periodista Oscar «Chino» Zemborain. Indicó que «no hay un solo argentino de bien que no se sume a este reconocimiento a una de las mujeres más valientes de la historia contemporánea. El hecho de que dejen sus cenizas por donde ella caminó tantas veces, en esas vueltas valientes que hacían, va a garantizar que la caballería nuca más va atropellarnos, como en 2001, y va a ser un parapeto a cualquier intento golpista o desestabilizador, de este fascismo que quiere reflorecer«. «Me preocupa que los jóvenes estén expuestos a mensajes siniestros y patéticos, como el de José Luis Espert y Javier Milei, son momentos bisagra. Este magnicidio fallido contra Cristina nos debe dar la pauta de este momento, convivimos con un poder judicial corrompido y con politiqueros no honran el oficio de la política. No creo que estemos atentos ni haciendo las cosas como deberíamos», agregó. «Hebe interpeló los derechos humanos como derechos políticos, tal como imperaba en la Constitución de 1949», señaló. «Con el símbolo del pañal marcaron un camino que es imposible de borrar, debemos reconocer su inconmensurable tarea y continuarla«, concluyó.

Pasó en Caput.