En Lugares Comunes, Elizabet Vega Gron analizó una semana política movida, caracterizada por los cambios en el Gabinete de Ministros, las conclusiones del Encuentro plurinacional en San Luis, la presencia de miembros del gobierno en el coloquio empresarial de Idea y la cercanía de los tres actos que se realizarán por el Día de la Lealtad este lunes 17 de octubre.

En su editorial Elizabet trató temas de rabiosa actualidad y reflexionó sobre cómo los cambios y reacomodamientos recientes afectan a las coalición de gobierno.

Esta semana, si bien corta, fue marcando el pulso político del presente y futuro. La semana comenzó con la represión al pueblo mapuche de las fuerzas federales en Villa Mascardi, determinado por el rol impune de la jueza Domínguez, yendo en contra de los derechos básicos de las mujeres detenidas y rol paupérrimo de la «justicia». Avanzaron con toda una carga de violencia institucional, esta vez centrada en las mujeres de la comunidad mapuche, lo que disparó la renuncia de la ministra Elizabet Gómez Alcorta al cargo en el Ministerio de Mujeres, Género y Diversidad. Además de la crítica sobre la represión a mapuches, la exministra también argumentó en su descargo críticas dirigidas al «índice de testosterona» del gobierno.

El finde largo deparaba respecto de la política poco que debatir sobre la gestión Elizabeth Gómez Alcorta, y cuánto de oportunismo o razones legítimas había en su renuncia, en un fin de semana donde el hecho político más relevante iba a ser el 35mo Encuentro Plurinacional de Mujeres y Disidencias en San Luis. No obstante lo cual, el gobierno de Alberto Fernández aprovechó el trámite de renuncia y designación de un nuevo integrante del gabinete para adelantar cambios aparentemente previstos para diciembre. Así fue que también presentaron su renuncia los ministros de Trabajo, Claudia Moroni y de Desarrollo Social, Juanchi Zabaleta.

Cambios por adelantado

La carta de Elizabeth Gómez Alcorta, pegó en la línea de flotación de la mesa chica de Alberto Fernández por que el género de quienes ocuparían los sillones ministeriales fue motivo de discusión: Gabriela Cerrutti y Vilma Ibarra tensaron el debate para que los tres ministerios fueran ocupados por mujeres.

La historia oficial dice que Moroni se iba a ir en diciembre por razones de salud, pero ¿Cuánto tendrá que ver en el adelantamiento de su renuncia el hecho de que la CGT se haya desmarcado del gobierno para hacer su propio acto del 17 de octubre? Esa fecha fundacional del movimiento peronista de cuyo partido Alberto Fernández es presidente. Es 0decir que la CGT no solo se ha desmarcado del acto del 17 de octubre del gobierno, sino que también del presidente del partido que fundó Perón. Creen que es la ocasión propicia para el espacio conocido como CGT sin Atril (el tandem Daer/Acuña junto a UPCN, Trabajadores de Obras Sanitarias), quienes piensan lanzar su propia corriente política.

El caso de «Juanchi» es digno de una canción de Divididos. Su salida al Ministerio de Desarrollo Social había desactivado una fuerte interna territorial donde el espacio que había sido Unidad Ciudadana en 2017 y que había derrotado al entonces intendente de Hurlingham quería consolidar su supremacía territorial, mientras que Zabaleta quería acercarse al gobierno de Alberto Fernández para recuperar posición en el distrito ubicado en la zona oeste del Gran Buenos Aires. En su carta de renuncia, Zabaleta anuncia que vuelve a ser intendente, a trabajar en cercanía con la gente y ser lo que siempre soñó: «Un paisano de Hurlingham», citando una canción del trío que lidera Ricardo Mollo

.
Los cambios fueron aprovechados por el presidente, para darle más homogeneidad política a un gabinete y que su figura vuelva a cobrar centralidad. Tanto Kelly Olmos, antigua militante de PJ porteño, como Victoria Tolosa Paz, que van a ocupar las carteras de Trabajo y Desarrollo Social respectivamente, son figuras del espacio cercano a Alberto Fernández. En el caso de Kelly Olmos, viene de la mano de Juan Manuel Olmos, referente porteño del NEP quien es caracterizado como un jefe de gabinete en las sombras del actual gobierno.

Ayelén Mazzina, por su parte, es secretaria de Mujer de la Provincia de San Luis. En su haber, le asignan el trabajo para que el Encuentro Plurinacional de Mujeres en su provincia sea visto por sus coterráneos como uno de los acontecimientos más masivos de la historia de su provincia y supo evitar la hostilidad con que en otros distritos se recibía al encuentro y a sus protagonistas. Además, Mezzina forma parte del espacio político del heterodoxo gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Sáa, quien marca su acercamiento al gobierno del Frente de Todos y señala un contrapeso fuerte frente a la incidencia que las Provincias del Norte Grande tenían en el gobierno de Alberto Fernández de la mano de Juan Manzur, su Jefe de Gabinete.

El plan económico
Los cambios son evaluados como un nuevo posicionamiento de Alberto frente a sus socios principales del Gobierno: Cristina Kirchner y Sergio Massa, ya que los cambios no fueron consultados y ninguna de las nombradas contaba con consenso previo de sus socios en el gobierno. Alberto Fernández aprovechó el acto de nombramiento, para relanzar su gobierno y comenzar su carrera por la reelección.

Mientras tanto en el coloquio de Idea, bajo el lema «Ceder para crecer», el conjunto de los empresarios se sumó a la ofensiva antisindical de juntos por el cambio para exigirle a las y los trabajadores, una mayor cantidad de concesiones para aumentar sus ganancias. Se trata de empresas que en el primer semestre del año han tenido ganancias de más del 60%. El ministro de Economía, Sergio Massa,  estudia un congelamiento de salarios y precios para estabilizar la economía.

Unidad, soberanía y Justicia Social

Entre la preocupación de Alberto por su propia autoridad, los reclamos empresariales por una mayor productividad del trabajo y el enfriamiento de la economía que propone Sergio Massa para acomodarse a las exigencias del FMI, lo que queda afuera es la discusión por el ingreso, por los salarios de los trabajadores. Reclamo que va a tener mucha fuerza en la convocatoria a movilizar a Plaza de Mayo para el próximo lunes 17 de octubre, bajo la consigna: «Unidad nacional por la soberanía con justicia social». Convocado por sindicatos disidentes de la Conducción de la CGT y las dos CTA, acompañadas por organismos de DDHH y organizaciones políticas como la Cámpora y el PJ bonaerense.

Cabe la reflexión de que si el 17 de octubre es la fecha fundante que da inicio al movimiento peronista, lo lógico sería que todos acompañen al presidente del partido que fundó Perón, pero también, nos cabe preguntarnos: ¿Cuál fue el planteo de Perón antes de morir? Él dijo: «Mi único heredero es el pueblo» en consecuencia, ser leal a Perón es ser leal a la justicia social y al pueblo. Por lo que se ve, el acto del 17 de octubre en la Plaza de Mayo es el único que se adecúa a esa consigna.