Compartir

El secretario general de Metrodelegados, Roberto Pianelli, explicó la gravedad de la situación de los subterráneos: “Hace dos años veníamos denunciando que no solamente los trenes que le habíamos comprado a España tenían amianto, asbesto, sino que toda la flota que estaba funcionando en el subte, excepto los trenes de la A y la H, están contaminadas con amianto. Entonces exigimos y comenzamos hacer acciones de protesta y avisamos a la sociedad”, aseguró el dirigente gremial.

Además, Pianelli expuso: “De entrada no nos daban mucha bola, hasta que nos pusimos duros, y ahí la Ciudad, Metrovías y la Secretaria de Trabajo aceptaron investigar sobre estos trenes. La primera formación que agarraron fue los de la línea B. Descubrieron que había más de 80 piezas con asbesto, dentro del vagón y la carrocería”, y agregó que, por lo menos, hay cinco trabajadores que están contaminados por este material.

“Fibra de amianto hay en toda la Ciudad, porque se prohibió en el 2000. Pero antes de eso tenía un uso ultra extensivo. Aunque todavía hay países en donde no está prohibido. El problema es que cuando se prohibió no se hizo un mapa de riesgo para controlar y cuando se empiece a desgranar, que es cuando es peligroso, lo sacamos. Como se hizo con otros materiales, como el PVC, que se retiraron de todos lados. Por ejemplo, el taller que demolieron en el Borda estaba hecho de amianto, por eso había un amparo que decía que no se podía demoler. Ese día los irresponsables que gobiernan fueron con un tanque y lo demolieron”, remarcó el secretario general de Metrodelegados.

“Entre los 200 trabajadores de los talleres de la línea B, sobre 100 resultados de los estudios específicos, encontramos que hay cinco que tienen una afección producto del mianto, que por suerte no es amestosis, ni cáncer. Pero ya está afectando a los trabajadores, además falta analizar a los 600 trabajadores de la Línea B. Cuando tengamos los resultados de todos, ahí vamos a tener una mínima aproximación de a cuánta gente afectó hasta ahora”, detalló Pianelli.

“Ahora hay que sacar ese Amianto, porque sino nos vamos a seguir enfermando y la única solución para resolver este problema es cambiar los trenes y tardan 2 o 3 años en llegar” finalizó el secretario general de Metrodelegados.

Pasó en Caput #LaRectaFinal