Mauro Brissio, Magíster en Comunicación de la Universidad Nacional de La Matanza, docente e Impulsor de la Ley Anti Fake News que se está discutiendo en el Congreso de la Nación, destacó que «debemos enseñar a la ciudadanía a diferenciar las noticias verdaderas de las falsas, que tengan conciencia y sepan denunciar las noticias hasta tanto exista un marco regulatorio». Y añadió que «fue interesante lo que pasó en Brasil, donde el Tribunal Superior Electoral (TSE) impidió que se propaguen noticias falsas». 

En Lugares Comunes, con la conducción de Elizabet Vega Gron y Javier Corcuera por Radio Caput y Gúemes AM1050, conversaron con Mauro Brissio, Magíster en Comunicación de la UNLaM y especialista en el análisis de «fake news», reflexionó sobre las consecuencias de la utilización de la mentira como instrumento político, que afecta la salud física, la salud mental del receptor, produciendo un daño permanente en la reputación de las personas, y en casos extremos, atenta contra la democracia. Señaló Mauro Brissio que «los grandes medios muchas veces son los que las difunden, y destacó en Brasil el rol activo del TSE para que no difundan información falsa.

Mauro Brissio. que propuso una ley anti fake news que se está discutiendo en el Congreso de la Nación, sostuvo que «hasta que no se apruebe una ley debemos tomar estas experiencias».

En un comienzo, contó cómo surgió su interés en la temática de noticias falsas, «nace en 2020 con la pandemia y el encierro, cuando los argentinos nos sometimos a esas noticias vinculadas a la salud. Yo me las creía todas, tuve ansiedad y ataques de pánico. Fui a la psicóloga, quien me recomendó que desinstale las redes sociales porque tanta información me estaba intoxicando». Y añadió que «si me afectó tanto a mi, no me imagino lo que hizo en alguien sin herramientas en comunicación, ahí empezamos a pensar en este proyecto».

En cuanto a su iniciativa para regular a los medios de comunicación y establecer sanciones para quienes difundan noticias falsas de manera premeditada, Mauro Brissio recalcó que su propuesta de juntar firmas para debatir un proyecto de ley anti fake news está cobrando mucho impulso. Contó que «el eje del proyecto apunta a cómo combatirlas, porque me parece que hasta que no exista una ley anti fake news nuestra función como ciudadanos, como docentes o como funcionarios está en darle a la ciudadanía las herramientas, los instrumentos y las capacitaciones para que sepa cómo detectar, combatir y denunciar la mentira”. «Este proyecto si bien tiene varios artículos y varios ejes, principalmente es la multa y por otro lado es la capacitación a la ciudadanía, ese es nuestro compromiso cívico y ciudadano, hasta que no haya una ley que lo regule”, señaló.

A su vez indicó que «hay iuna ndustria de la mentira, son profesionales que trabajan  24 horas para instalarla, que ven los prejuicios e instalan una noticia. Una ingeniería montada para que uno caiga en una fake news». «Se instaló la impunidad de la mentira», y amplió que dar una información falsa es violar el derecho ciudadano de recibir información veraz.

«Por eso es bueno que el debate se instale en el Congreso, sabemos que la oposición se va a defender con la libertad de prensa, pero la libertad no es absoluta, no hay libertad para mentir», subrayó. «Para que un periodista pueda hablar de los 70 años de peronismo es porque lo repiten, y hoy la mentira es un instrumento político, hay algo que es necesario que se instale pero previamente existe un prejuicio en el marco mental de la sociedad. La noticia se difunde porque fortalece los prejuicios, no por que sea falsa o verdadera», analizó.

Brissio amplió que un estudio de la UNESCO «reveló que el 2% de los pibes saben que hay noticias falsas, el 98% las cree. La comunicación es un fenómeno que va muy rápido, que puso todo patas arriba, por eso es algo sobre debe capacitarse y enseñarse en las currículas escolares», porque esto tiene consecuencias, «como la banda de los copitos, que son personas que injirieron ese odio», recalcó Brissio.

Por último contó un ejemplo de cómo una noticia se utiliza para generar un humor social, recordó un reportaje a una chica que cobraba un plan social, que parecía que decía que no quería trabajar por el modo en que TN recortó lo que decía, cuando decía que los planes la ayudaban un poco pero debía trabajar y se malinterpretó. «Por eso debemos desconfiar de lo que vemos, las corporaciones mediáticas se perfeccionaron y cuesta identificar lo falso de lo verdadero. Muchas veces nos olvidamos cómo se leen las noticias, debemos leer la noticia completa, combatir la compulsividad de compartir sin determinar si el contenido es verdadero, recuperar el contexto de la información, ver la veracidad del medio, es decir, tomar previsiones de no ser replicadores de una posible fake news», concluyó Mauro Brissio por Caput.

Pasó en CAput, Lugares Comunes