La integrante del colectivo Historias Desobedientes: familiares de genocidas por la Memoria, la Verdad y la Justicia, Analía Kalinek, afirmó que «los familiares de genocidas tenemos mucho que aportar a la construcción de la memoria colectiva».

Psicóloga, integrante del colectivo Historias Desobedientes: familiares de genocidas por la Memoria, la Verdad y la Justicia y autora del libro «Llevaré su nombre: La hija desobediente de un genocida». explicó que la agrupación surgió en el año 2.017 donde «nos encontramos los familiares de genocidas». Y detalló que su padre, Eduardo Kalinec, fue condenado a cadena perpetua por crímenes de lesa humanidad.

En diálogo con el equipo de Voces de Todxs, expresó que los familiares tienen mucho que aportar a la construcción de la memoria colectiva. Y sostuvo que «la idea de desobediencia tiene que ver con desobedecer los mandatos de silencio de estas familias».

Amplió que empezó a ser consciente a partir de la detención de su padre en el año 2.005 y que «no tenía noticias de la existencia de una dictadura«. Detalló que asumir la condición de mi padre y de entender la lucha de las abuelas y madres «fue un trabajo».

Además, la referente afirmó que «no es casual que un colectivo de esta naturaleza surja en Argentina y en medio de un gobierno negacionista». Y agregó que mucho estigma pesa sobre los familiares de los genocidas y que «nosotros necesitábamos hacer público nuestro repudio».

Por último, habló sobre su libro y manifestó que «es un libro autobiográfico escrito en tiempo real». Y detalló que «son 20 años de escritura, antes de que nazca mi primer hijo empecé a hacer un registro narrativo contando la historia para cuando yo tuviera hijos».

Y concluyó que «yo quería subsanar en mis hijos la falta de registro de mi propia historia».

Pasó en Caput #VocesDeTodxs