El secretario general de la CTA, Hugo Yasky, aseguró que el tratamiento del impuesto extraordinario a las grandes riquezas se demora porque tienen poder de lobby para disciplinar a sectores opositores.

El secretario general de la Central de Trabajadores Argentinos, Hugo Yasky, reflexionó sobre la movilización del 17 de octubre y dijo que en Argentina “nuestra revolución fue el peronismo”, y esa fecha “es el punto de inflexión de la historia política argentina”. También dijo que la coyuntura en la que surgió el peronismo «se podría transcribir casi al presente”, porque “el movimiento que hoy todavía gobierna, enfrenta a los mismos enemigos de clase”.

En comunicación con Elizabeth Vega Gron, Pablo Rizzi y Andrea Cuellar Camarena, Yasky dijo que “Néstor y Cristina le devolvieron al peronismo toda su potencia transformadora” y que eso le permitió a muchos jóvenes abrazar al movimiento. Además, resaltó que con el kirchnerismo se definió que “el peronismo no podía ser utilizado por los grupos del poder económico para tener un títere de presidente”.

Hugo Yasky reafirmó que el movimiento peronista “sintetiza la lucha por los Derechos Humanos, por las mujeres, la diversidad, la justicia social y la educación pública”, y dijo que son cuestiones que “ningún otro partido político en la Argentina puede amalgamar”.

Por otro lado, el secretario general de la CTA dijo que la derecha en nuestro país expresa la idea de “un darwinismo social”, y tiene una carga de mezquindad política y para ellos «el ser humano es descartable».

Yasky definió al ex presidente Mauricio Macri como “un profeta del odio» que en medio de la pandemia se va del país y vuelve cuando «la temperatura del odio le marca la intensidad para que su discurso encaje». Aseguró que «allí nada como pez en el agua» y trata de explicar lo inexplicable porque no se hace responsable de las consecuencias de su gobierno.

Por último, Yasky sostuvo que el tratamiento de la Ley de impuesto extraordinario se demora porque el poder real tiene canales de televisión y “el poder de generar lobby y de disciplinar a sectores opositores”. Aseguró que la idea que imponen es la de que «un impuesto a las grandes fortunas es un avance contra la propiedad privada y la sociedad libre».

Yasky aseguró que «han logrado que la oposición se enfervorice defendiendo los capitales de esta gente» y se “convierten en defensores de las fortunas personales de un puñado, como si eso fuese una causa noble”. Por ese motivo, dijo que para enfrentar a los dueños del dinero «hace falta conciencia, organización, paciencia y correlaciones de fuerza».

Pasó en Caput #FilosofíaRock