El Secretario General de la CTA y diputado nacional, Hugo Yasky, del Frente de Todos, conversó con Fernando Alonso en el programa Reporta Caput sobre el proyecto de expropiación de Vicentin y el impuesto a las grandes fortunas. Analizó también el papel de la oposición. «Por primera vez estamos discutiendo el problema de cómo estos grandes grupos vinculados a la especulación financiera y la evasión impositiva empiezan a tener un límite», afirmó.

Yasky sostuvo respecto a la expropiación de Vicentin que «por primera vez estamos discutiendo el problema de cómo estos grandes grupos vinculados a la especulación financiera, evasión impositiva y construcción de entramado de empresas en otros países empiezan a tener un límite. Para tener una idea, habría que sumar 100 años de planes sociales para pagar algo como la cifra que recibió en crédito la empresa», aseguró.

Afirmó que «si esto se evapora, si puede entrar la empresa en concurso de acreedores, dejar a 2400 productores en la lona, dejar pendiendo el empleo de más de 4.000 trabajadores, si esto pasaba impune, no había posibilidad de recomponer la economía y terminar con esta bochornosa desigualdad que existe en la Argentina.

Con respecto a los cacerolazos contra la expropiación, consideró que es «minoritario». «Las cacerolas de la localidad santafesina de Avellaneda, está claro que a esa gente la han convencido con que la intervención y expropiación significaría que ellos se quedan sin trabajo, cuando va a ser lo contrario. Con respecto a los cacerolazos en las zonas opulentas de la ciudad, creo que hay una parte de la ciudadanía que quiere seguir viviendo en una extrema desigualdad».

«Pero creo que son sectores muy minoritarios, de los barrios mejor acomodados, de la pequeña burguesía, que le cuesta entender que se construye un país con educación, salud e igualdad para todos. Esto no significa que el que pueda trabajar y tener más dinero lo siga teniendo, sino darle la oportunidad a los que están abajo», indicó.

Por último, se refirió al impuesto a las grandes fortunas: «Hubo un proceso de elaboración que ya está terminado, y se está esperando el momento. Creo que aún va a llevar unas semanas», sostuvo. «Es un impuesto que va a generar unos 3 mil millones de dólares, aplicado solamente sobre un pequeñísimo recorte de la sociedad», concluyó.

Pasó en Caput #ReportaCaput