La coordinadora de Mumalá en la Ciudad de Buenos Aires, Victoria Aguirre, aseguró que marcharon a Tribunales para exigir que los poderes del Estado se despierten.

El colectivo «Ni Una Menos» movilizó en diferentes puntos del país para reclamar políticas activas de prevención de femicidios a casi una semana del asesinato de Úrsula Bahillo, quien fue apuñalada por su exnovio Matías Martínez en la localidad bonaerense de Rojas y luego de realizar varias denuncias por violencia de género.

«Vamos a Tribunales a exigir a los poderes del Estado que despierten», aseguró la coordinadora de Mujeres de la Matria Latinoamericana en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Victoria Aguirre.

En comunicación con Fernando Alonso, Aguirre dijo que «está faltando la activación de política» y recordó que en lo que va del año hubo 53 muertes violentas de mujeres, travestis y trans. Además, agregó que de acuerdo a los datos relevados al 31 de enero, el 12 por ciento de los femicidios fueron perpetrados por fuerzas de seguridad y un 33 por ciento de esos fueron con arma reglamentaria.

Victoria Aguirre remarcó que «la violencia ocurre constantemente y durante todo el año» y que en el contexto de aislamiento por la pandemia la violencia se recrudece y termina en femicidios. Por eso destacó que se necesita un abordaje interdisciplinario, la implementación de la Ley Micaela y de la Educación Sexual Integral. Son «nuestros bastiones de la justicia para poder terminar con los crímenes de odio y los femicidios».

Por último, la referente de Mumalá afirmó que cada 27 horas muere una mujer víctima de femicidio, y que tres días es mucho tiempo para que la denuncia espere en un cajón, por eso «La persona que recibe la denuncia tiene que tener la empatía y la formación suficiente para entender que está delante de una persona que corre riesgo de vida».

«Por Úrsula y por todes»

Antes de la masiva movilización al Palacio de Tribunales, la madre y el padre de Úrsula Bahillo fueron recibidos en la Casa Rosada por el presidente Alberto Fernández. Patricia Nasutti y Adolfo Bahillo, dialogaron durante dos horas con el mandatario y las ministras de Seguridad Sabina Frederic; de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; y de Justicia, Marcela Losardo.

Luego de la reunión, y en diálogo con Natalia Mastrángelo, Patricia Nasutti contó que «fue un encuentro inesperado» porque «nunca pensé que le iba a pasar a nuestra hija». Además dijo que «fuimos escuchados, dejamos un pedido que ya lo van a elevar, y confío que Úrsula va a ser un antes y un después». 

Foto: Natalia Mastrángelo

Ante la pregunta de Natalia, sobre si la reunión con el presidente le dejó tranquilidad, Patricia dijo que «muchísima» y afirmó que «tienen que cambiar los jueces y parte de las leyes». Además Patricia Nasutti afirmó que cuando estuvo frente al presidente «me quebré, lo abracé, porque sé que el también es papá y le pedí que cuide a su hijo. Fue muy fraternal.»

Ya frente a la movilización en Tribunales, Patricia dijo a quienes marcharon que «le prometí a mi hija luego de haber sido apuñalada por este policía que le iba a hacer justicia para que ella sea la referente de todas ustedes que están luchando».

Pasó en Caput #ReportaCaput