El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se refirió al regreso escalonado de las clases presenciales en el país, en función de lo que la «situación epidemiológica» permita. Sostuvo que «en el área metropolitana, hasta que no haya un descenso marcado en el nivel de circulación es muy difícil proyectar el regreso a las aulas». Asimismo aseguró que «tenemos que volver a la escuela para priorizar los aprendizajes cuando la realidad de la salud lo permita», ya que «en un país tan desigual la escuela cumple otro rol, no es solo donde se enseña y se aprende, sino que se garantizan múltiples derechos».

En diálogo con Fernando Alonso, en Reporta Caput, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, afirmó que «estamos en una etapa en que la pandemia impacta de distinta manera según la región de nuestro país. Hay provincias y departamentos que están en una situación de nula circulación y es en esos territorios que estamos proyectando el regreso a las aulas. Siempre en una situación epidemiológica que lo permita, priorizando la salud y aplicando los protocolos que aprobamos por unanimidad».

Trotta puntualizó que en Santiago del Estero y Catamarca «ya volvieron docentes y directivos para preparar las escuelas y el martes 18 vuelven estudiantes de los últimos años del primario y del secundario», y adelantó que «el lunes próximo están volviendo 10.500 estudiantes de 14 de los 19 departamentos de la provincia de San Juan. Todos estos son pasos importantes, y seguimos conversando con cada uno de los gobernadores y gobernadoras sobre las instancias en que debemos seguir avanzando», detalló.

A su vez, sostuvo que en el área metropolitana, «hasta que no haya un descenso marcado en el nivel de circulación es muy difícil proyectar el regreso a las aulas», y remarcó que «vamos a transitar una escuela que implica una bimodalidad hasta que haya una vacuna. Si baja el nivel de circulación, queremos tener un regreso en la región metropolitana, pero no será un regreso a la escuela de marzo, van a tener que ir los chicos en partes, no todos al mismo tiempo porque hay que sostener el distanciamiento físico», señaló.

En relación a la utilización de medios tecnológicos para desarrollar los procesos educativos, consideró que «la tecnología ayuda a mejorar los procesos, pero no es una garantía. La idea es fortalecer el vínculo docente-estudiante. Que un estudiante esté dos o tres horas en una clase por zoom no garantiza el aprendizaje. Hay distintas instancias pedagógicas asincrónicas que tienen un impacto pedagógico más sustantivo».

El ministro explicó que «lo que condiciona no solo es el acceso tecnológico, sino principalmente la realidad socioeducativa y socioeconómica del entorno familiar» y afirmó que «es ahí donde vamos a encontrar aulas más heterogéneas al momento de regresar físicamente a la escuela. Hoy llevamos distribuidos más de 36 millones de cuadernos con material de actividades para la familia y el estudiante y más de 1300 horas producidas de televisión y radio para acercar propuestas en un contexto de desigualdad», subrayó.

«Nosotros garantizamos la gratuidad de la navegabilidad del sitio Seguimos Educando, de los sitios de las 24 jurisdicciones educativas y de las 57 universidades nacionales. Tenemos que seguir desarrollando plataformas que garanticen la navegabilidad gratuita integral desde los celulares, y las aplicaciones que permitan que el docente genere el vínculo a partir de mensajería y videollamada con los estudiantes sin que le consuma datos en el teléfono», indicó.

Consultado por las críticas que desde distintos sectores cuestionan los tiempos del regreso a las clases presenciales, afirmó que «todos tenemos derecho a tener una opinión, y algunos tenemos responsabilidades. La consigna clara es priorizar el cuidado de la salud. Algunos critican que no nos apuramos y otros critican que nos estamos apurando».

Sostuvo que «el regreso a las aulas, si están dadas las condiciones epidemiológicas es importante, entre otros aspectos por la profunda desigualdad que hay en nuestro país a pesar del esfuerzo que se está haciendo con este desafío de seguir educando a la distancia. Nada reemplaza a la escuela y mucho menos en las zonas más vulnerables de la Argentina. Cuando la realidad de la salud lo permita creo que tenemos que volver a la escuela para priorizar los aprendizajes. En un país tan desigual la escuela cumple otro rol, no es solo donde se enseña y se aprende, sino que se garantizan múltiples derechos. Por eso queremos un regreso seguro a las aulas apenas la salud lo permita».

Respecto al rol del expresidente Mauricio Macri como líder de la oposición, manifestó: «Tenemos que agradecer que está en París y que no está tomando las decisiones como presidente». Hay una clara diferencia entre un Estado improvisado, que no tenía la convicción de defender los intereses de los argentinos, que nos llevó a cuatro años muy negativos en términos objetivos».

«Hoy asumimos un gobierno con la claridad de priorizar el desarrollo. En el marco de una pandemia se llevó adelante una negociación muy importante para nuestro país, que no soluciona nuestros problemas pero nos saca varias piedras de la mochila. Tenemos un Estado que está desplegando en su máxima capacidad posible toda la presencia que necesita nuestra sociedad, y un poco más para intentar contener la desigualdad que genera esta pandemia en el mundo».

«Para los argentinos y las argentinas es mejor que esté en París, y por suerte no esté en la casa Rosada», concluyó.

Pasó en Caput #ReportaCaput