Maximiliano Martínez, referente de los trabajadores de reparto (ATR), conversó con Vilma Noce en el programa Horas Extras y describió las condiciones brutales en las que realizan su tareas: jornadas interminables de lunes a lunes por ingresos escasos y desprotección ante accidentes. «En estos casi 120 días de pandemia, sufrimos la muerte de 8 compañeros. Nos negamos a aceptar que son accidentes viales, denunciamos que son producto de la gran precarización que sufrimos al tener que estar en la calle 12 o 14 horas. Son crímenes laborales», aseguró.

Luego de que la Legislatura porteña aprobara la ley que regula la actividad de los trabajadores y trabajadoras de reparto de plataformas digitales, y que aborda la actividad como asunto de tránsito y no de trabajo, las Aplicaciones quedan liberadas de responsabilidades: se los considera «colaboradores» en lugar de empleados.

Maximiliano Martínez, referente de los trabajadores de reparto (ATR) afirmó que «esto fue una maniobra, que nosotros denunciamos que es una ley escrita de puño y letra por las empresas, impulsada por el bloque del PRO, en conjunto con el bloque de Lousteau».

«Tendría que haber pasado por la comisión de Trabajo y no por la comisión de Vialidad», remarcó.

«Estamos enfrentando este modelo de trabajo que precariza profundamente a los compañeros y esta ley ha evitado ir al fondo de la cuestión, porque nosotros estamos denunciando que las aplicaciones tienen una relación encubierta laboral, donde se plantea que nosotros somos ‘colaboradores’, como si fuéramos microempresas, y nosotros no participamos para nada de las ganancias, sostuvo.

«Nosotros queremos tener un ingreso seguro y evitar las grandes jornadas laborales que sufrimos. Hay que tener en cuenta que un trabajador de reparto está trabajando aproximadamente de 12 a 14 horas por día, los siete días a la semana, sin el derecho a enfermarse, porque si vos te enfermás, no cobrás. No tenés derecho de aguinaldo, de vacaciones, de descanso hebdomadario», detalló. «Es decir que nosotros estamos altamente flexibilizados».

«Luchamos por la regularización de nuestra actividad para que seamos considerados trabajadores en planta de esas empresas, por tener un salario que no dependa de la hiperexplotación a la que nos vemos sometidos, y tener los derechos que tienen los trabajadores», puntualizó.

A partir de la protesta de las organizaciones de trabajadores de reparto, se lograron algunas modificaciones en la ley: «Uno de los reclamos centrales era que se hicieran cargo de los seguros, teniendo en cuenta la gran cantidad de accidentes que hay. En estos casi 120 días de pandemia, nosotros hemos sufrido 8 compañeros muertos ya, uno cada 15 días. Nos negamos a aceptar que son accidentes viales, denunciamos que son producto de la gran precarización que sufrimos al tener que estar en la calle 12 o 14 horas. Eso es totalmente insalubre. No hay persona que pueda sostener la atención al manejar una moto o una bicicleta con tantas horas de trabajo encima», explicó.

«Son crímenes laborales, de los cuales las empresas no han respondido en ninguno de los casos. Los compañeros que han fallecido, han quedado las familias totalmente desamparadas, sin ningún tipo de indemnización. Y cuando un compañero sufre un accidente, prácticamente tiene que demostrar que su vida corre riesgo para que tener una mínima atención por parte de las empresas. En general, se desligan de cualquier tipo de responsabilidad», sostuvo.

«Cada vez que salimos a la calle a trabajar con estas aplicaciones vamos con una soga en el cuello. Siendo trabajadores esenciales, estas empresas no nos han dotado nunca de materiales de seguridad e higiene en cantidad y calidad como requerimos».

A su vez, Martínez aseguró que el sindicato de Motoqueros, ASiMM, «no nos acompañó en los paros nacionales, ni colaboró, ni sacó un mero comunicado, y si lo sacó lo hizo en contra de la lucha que nosotros veníamos llevando adelante. Cuando ellos se enteraron de esta ley, convocaron a movilizarse a la legislatura, igual que las organizaciones de Repartidores, incluida ATR, y en el medio de la manifestación, un grupo muy importante de miembros de ASiMM, que dudamos que sean laburantes, y eran claramente un grupo de choque, se nos vinieron encima a golpearnos. Nos vinieron a agredir directamente, porque venimos denunciando su rol totalmente pasivo frente a los reclamos que venimos haciendo», relató.

«Hacemos responsable de esta agresión no solamente al secretario General de ASiMM, Marcelo Pariente, sino que queremos la identificación de las personas que están claramente filmadas por distintos medios. Y hacemos responsable también al la Policía Metropolitana, que dejó la zona liberada», concluyó.

Pasó en Caput #Horas Extras