“Mi hijo va a tener paz una vez que condenen a los responsables”, afirmó Roque Garay, el padre de Emanuel Garay, cadete de la policía de la provincia de La Rioja que fue torturado y asesinado por otros uniformados. “Por lo menos que su muerte no haya sido en vano”, pidió.

Roque aseguró que recibieron el acompañamiento de 3 mil personas durante la marcha que llevaron a cabo el miércoles en reclamo de justicia. “No entiendo cómo puede ser que un ser humano haga sufrir a otro, que mi hijo haya sido muerto por sus propios compañeros”.

Voy a seguir reclamando justicia. Vamos a llegar hasta el hueso, y que la muerte de mi hijo sirva para que nunca más se vuelvan a cometer tormentos, vejámenes. Le han hecho de todo esa tarde, hasta que cayó muerto y nunca más se despertó. Quedó en coma y agonizó durante cinco días”, agregó Garay.

Junto a Roque se encontraba el secretario de Derechos Humanos de La Rioja, Délfor Brizuela, quien dijo que la policía “es uno de los organismos que menos se ha subordinado a la Constitución, a la ley y al espíritu democrático

“Lo que están haciendo las autoridades políticas nacionales, con lo de Chocobar, Rafael Nahuel y Santiago Maldonado, pone de nuevo en valor que las fuerzas de seguridad hagan lo que quieran”, agregó Brizuela.

Pasó en Caput. #SiberiaEnCaput (lun a vie 13 hs)