Luego del contundente triunfo por el “Apruebo” en Chile, el diputado de Acción Humanista Tomás Hirsch señaló que hay que pensar un “rediseño de la organización del Estado”.

El diputado chileno Tomás Hirsch celebró el resultado del plebiscito realizado en ese país en el que el «Apruebo» para la reforma de la Constitución de Pinochet logró un contundente 78,2 por ciento de los votos. El legislador aseguró que “el pueblo habló con claridad y fuerza” porque se abre un camino para tener «por primera vez una constitución de la democracia y en forma paritaria».

Hirsch criticó al presidente chileno Sebastián Piñera porque “habló sin ser capaz de hacer una autocrítica,» se atribuyó el triunfo y eso “generó la risotada de un país entero”. El diputado recordó que la derecha en Chile “se agarró de la Constitución de Pinochet para obtener beneficios inaceptables en el mundo de hoy”. 

En comunicación con Fernando Alonso, el diputado chileno sostuvo que cuando ocurrió el estallido social el 18 de octubre de 2019, los dirigentes políticos “quisieron bajarle el perfil con unas pequeñas prebendas en lo económico”, sin proponer modificaciones estructurales. Por eso, dijo, este plebiscito es únicamente “un triunfo del pueblo, que se puso de pie y dijo no más abusos, no más maltrato, ni inequidad”. 

Hirsch remarcó que el gran desafío que tienen por delante es “construir una lista unitaria de la oposición”, para plantarse como mayoría frente a la derecha. Recordó que las reformas que le hicieron a la Carta Magna pinochetista durante estos años “han sido arreglos entre pequeñas cúpulas políticas desconectadas del sentir popular”. Por eso aseguró que el objetivo es que «el protagonismo se mantenga en manos de la gente y no de una pequeña elite”.

El dirigente de Acción Humanista afirmó que “el gobierno de Piñera terminó hace rato”, y que hasta el 2022 le queda administrar el Estado. Por otro lado, también criticó a la Concertación de Partidos por la Democracia por estar “tan en el pasado”. Asimismo, resaltó que en el mundo “hay una crisis y una búsqueda de nuevas respuestas de las nuevas generaciones” y que el partido que llevó a Michelle Bachelet a la presidencia “no responde a ese nuevo despertar”.

Por último, Hirsch resaltó que la nueva constitución tendrá que avanzar con un “rediseño de la organización del Estado”, para terminar con la “trampa constitucional”, que tiene al Estado como subsidiario de los ámbitos privados.

El Diputado chileno remarcó que la Carta Magna será redactada en paridad por 155 mujeres y hombres electos para ese fin, y “tiene que garantizar la educación, la salud, la vivienda, un trabajo digno, un medioambiente no contaminado o una pensión adecuada”.

Pasó en Caput #ReportaCaput