El extitular de la Dirección Nacional del Antártico, Mariano Memolli, integrante de la Multisectorial por la Soberanía Argentina, participó del programa Yendo de la Cama al Living y advirtió sobre los movimientos británicos en el territorio de la Antártida y las Islas del Atlántico Sur, a partir de la modernización de sus bases. Sostuvo que Gran Bretaña quiere generar la imagen de país ‘amigo del ambiente y de la ciencia’ para «mantener la presencia» y «asentar sus ideas colonialistas».

Mariano Memolli se refirió al proyecto británico para la modernización en la Antártida y señaló que «tiene varias aristas: una es la arista propiamente antártica, en donde se han propuesto remodernizar todas sus bases, que ya comenzó en el año 2013 con la reforma de la base Halley. Después empezaron a trabajar en los proyectos de cambiar la imagen y la perspectiva que tenían en el Atlántico Sur, de ser un país colonialista”.

Aseguró que la idea británica es la de «migrar hacia una imagen de país ‘amigo del ambiente y de la ciencia’. Esta ‘amistad’ que están desarrollando no hace más que asentar sus ideas colonialistas, que se basan en mantener la presencia, no solamente en Malvinas, sino también en la isla San Pedro o Georgia del Sur, que pertenece al archipiélago de las Georgias del Sur, y en la Isla Pájaro. Ahí instalaron dos estaciones científicas. Una de ellas, que se llama Rey Eduardo, está en la entrada de la caleta que lleva a lo que ellos llaman la capital de Georgias, que es Grytviken. La otra es una isla que está al noreste, donde están haciendo un muelle”, detalló.

“Si bien esto parece científico, no lo es, porque también tiene la pata que el muelle sirva para aprovisionamiento militar y para un rápido despliegue de tropas», alertó. «En el mientras tanto también compraron un rompehielos de 200 millones de libras esterlinas, mucho más caro de lo que costó la puesta a nuevo del Irízar. Y este proyecto cuesta más de 140 millones de libras esterlinas, y está financiado también por un Fondo que previene cualquier agresión contra el Reino Unido. Este Fondo, que aparece muy diluido entre todos los aportantes del dinero, maneja 2.8 billones de libras esterlinas por año, y tiene 90 proyectos en 70 países”, especificó.

A su vez, señaló que una de la empresas que financia el proyecto «tiene su centro en la Capital Federal, en Argentina, y es una que menciona específicamente Theresa May, en un reportaje que le hace el diario Clarín en el 2019 como una de las empresas que iba a venir a invertir en infraestructura, junto con Vodafone. En ningún lado dice que esta empresa financia estos proyectos, el de la remodernización y consolidación de la presencia británica ilegítima e ilegal en las islas del Atlántico Sur”, indicó.

«También lo van a hacer en Malvinas», advirtió, «donde tienen una de las bases militares más grandes del hemisferio sur. Algo que les molesta mucho, porque es lo que siempre hizo, desde el primer momento que Perón puso un pie en el gobierno, es dedicarse a la estrategia del Atlántico Sur. Esto es algo que pasó también en los gobiernos de Néstor y Cristina», remarcó.

Memolli afirmó que “Sin que Macri, Malcorra, Faurie y todos los funcionarios estuvieran trabajando en levantarle las restricciones al Reino Unido, esto no se hubiera podido hacer, porque antes, tanto Perón, como Néstor y Cristina lo que hicieron fue una política muy fuerte para que ningún avión que fuera a Malvinas pudiera aterrizar en un aeropuerto de Latinoamérica. Ahora no solamente pueden aterrizar en aeropuertos de Latinoamérica, pueden usar nuestros puertos para reaprovisionamiento. Ya vimos un buque de bandera británica que formó parte del armado de estos muelles y de esta remodernización en el puerto de Buenos Aires, hace pocos meses”, advirtió.

“Creo que tenemos que estar muy atentos. No podemos seguir validando esta política. Y hay que hacer un cambio sustancial si no queremos perder la Antártida, las Malvinas, las Georgias y todo eso por lo que peleamos. En este aspecto no se puede ser tibio. Tampoco se puede ser imprudente y demasiado agresivo», concluyó.

Pasó en Caput #Yendo de la Cama al Living