El ex juez federal de La Plata, Carlos Rozanski, criticó que a pesar de las pruebas sobre los delitos cometidos por un sector del poder judicial «están dejando el escenario igual» y con eso «la derecha está feliz».

El ex juez federal de La Plata Carlos Rozanski expresó su preocupación por la responsabilidad de un sector del poder judicial que continúa siendo funcional al macrismo y por eso dijo que «no pagan sus crímenes porque no se toman las decisiones correctas».

Rozanski además retomó la carta que escribió Cristina Fernández al cumplirse un año de gobierno, y destacó que la vicepresidenta es clara en asignar la responsabilidad a la Corte Suprema. El exjuez remarcó que luego Alberto Fernández estuvo de acuerdo con los argumentos de Cristina, pero entonces, «tendría que haber medidas».

En diálogo con Nora Lafón y Gustavo Cano, Rozanski explicó que el proyecto de Ley de reforma judicial que envió el presidente al Congreso «no es más que un maquillaje porque no prevé modificación alguna del cuadro que describe Cristina Fernández» en esa carta sobre la continuidad del lawfare en el poder judicial.

Carlos Rozanski agregó que «este desastre es obra de gente corrupta», pero que a pesar de tener las pruebas de delitos de extorsión, de espionaje, de persecución y condena y «la Corte tiene el tupé de sacar un fallo no estudiando la situación de Amado Boudou».

Por eso remarcó que si el presidente «piensa exactamente igual que Cristina no hay razón alguna para tomar las medidas adecuadas respecto de la Corte Suprema». También sostuvo que  este escenario es peligroso y «la derecha está feliz».

Por otro lado, el ex juez detalló que Argentina es el país con el menor número de miembros de la Corte Suprema de América, y consideró que se debe ampliar la cantidad de miembros. En ese sentido, explicó que el Congreso puede ampliar el número eligiendo 16 nombres y enviándolos a una consulta no vinculante para que la gente pueda opinar sobre esos candidatos, y afirmó que «es un aval importantísimo para dar el paso adelante».

Por último Rozanski dijo que hay una inercia muy fuerte en todo el Poder Judicial de América Latina que tiene que ver con la «familia judicial» a la cual pertenecen una parte importante de «quienes se dicen juristas» que tienen una tendencia a ser conservadores.

Pasó en Caput #NoticiasHoy