El diputado nacional Rodolfo Tahilade explicó por qué es necesaria la reforma judicial y opinó sobre las oposiciones a la medida. “La Corte tuvo la oportunidad para encabezar desde adentro, un proceso de reforma. Pero se encerraron en sí mismos, fortalecieron la lógica perversa de la corporación. Quieren seguir acumulando poder”, finalizó.

“El proceso de reforma que como sociedad tenemos que encarar no se termina con el proyecto que se está discutiendo en el Senado. Es un proceso profundo, largo y tiene que apuntar a las estructuras más importantes. Las reformas de ninguna manera pueden ser leídas en clave de beneficio político para un sector u otro. Esto tiene que servirle a la gente: que un juicio no dure 10 años, o que un despido no se resuelva después de 5 años. Que se termine la lógica perversa de no resolver, de patear las cosas, de no dar respuestas”. 

“Esas cosas se pueden reflejar en el caso de Lucía Perez, más allá de la falta de perspectiva de género, es una brutalidad en términos de interpretación de hechos alejada de la realidad. Es necesario que la gente entienda que esto le va a redundar en un beneficio, así como una política de aumentos de salario, en seguida tienen consecuencias prácticas en la vida diaria. La reforma judicial tiene que ir a ese punto”. 

“La Corte tuvo la oportunidad, la legitimación, para encabezar desde adentro, un proceso de reforma. Pero se encerraron en sí mismos, fortalecieron la lógica perversa de la corporación. La Corte no tiene ninguna intención de contribuir al mejoramiento de la justicia. Quieren seguir acumulando poder. El mejor argumento para apoyar la reforma son los personajes que están surgiendo en contra de la iniciativa”, finalizó el diputado nacional.

Pasó en Caput #ReportaCaput