El filósofo y asesor presidencial analizó la victoria de Joe Biden y el declive del neoliberalismo en Estados Unidos. También afirmó que en América Latina «hay una derechización de las expectativas de las sociedades».

El filósofo Ricardo Forster afirmó que el triunfo de Donald Trump en 2016 fue un impacto brutal sobre el progresismo estadounidense pero sostuvo que a pesar de la contundente victoria de Joe Biden, «no creo que implique el fin de esa experiencia o la consolidación de una república democrática en Los Estados Unidos».

En diálogo con Edgardo Mocca, explicó que hay una «pérdida de la capacidad imperial» del rol hegemónico de los Estados Unidos a nivel global. Además, ubicó al nuevo presidente de ese país en un partido que representa intereses financieros y de la nueva burguesía de Silicon Valley.

Por otro lado, Forster destacó que Trump «expresó el resentimiento de una parte significativa de la clase obrera blanca» y de una clase media en caída que en los últimos 30 años perdió el lugar de «gran idea de Estados Unidos como centroimperial».

Forster consideró que hay una crisis no solamente económica, sino también «una crisis de deslegitimación del neoliberalismo y un aumento de la ira y el resentimiento de sectores de clase media» que no encontró una representación política y que la izquierda no logra interpelar.

En ese sentido, detalló que los sectores de clase media «han sido muy trabajados por las nuevas formas de la comunicación de derechas muy agresivas que interpelan el reino de los valores» y del sentido común y critican al neoliberalismo como sistema deshumanizador.

Sobre América Latina, Ricardo Forster dijo que si bien el macrismo fue derrotado electoralmente y en Bolivia se pudo recuperar rápidamente la democracia, en el 2015 empezó en la región un fenómeno complejo que derechizó las expectativas de las sociedades.

Pasó en Caput #CaféMocca