El político y docente, Carlos Raimundi, habló de su rol como posible embajador de Argentina en la OEA y expresó: «Tendríamos que levantar nuestra voz por los atropellos institucionales, por un lado, pero también por la integridad física de tanta gente».

«Es un momento delicado del mundo, se está atravesando un momento complejo, salidas extremas en muchos países, una situación de militarización del Medio Oriente, de guerra comercial entre China y Estados Unidos y esto repercute en América Latina«, explicó el dirigente.

«La verdad es que se venía ensayando un estilo de golpes más institucionales. El golpe parlamentario a Lugo del 2009, que terminó de comprobarse con el golpe a Miguel Zelaya en Honduras, que fue un ensayo. Hubo un intento de golpe en Ecuador, antes en Bolivia, y luego la destitución de Dilma Rousseff. Siempre estaban revestidos de una explicación institucional, pero resulta que el golpe de Bolivia es un golpe más clásico«.

«Por eso si me tocara representar a nuestro país en la OEA, tendríamos que levantar nuestra voz por los atropellos institucionales, por un lado, pero también por la integridad física de tanta gente, de la misma manera que surge una represión en Santiago de Chile y en otros lados. Creo que la Argentina tendría que ejercer una suerte de liderazgo«, concluyó.

Pasó en Caput #Desandando