La filósofa Mónica Caballero señaló que el arte, la ciencia y la ética deben estar estrechamente vinculadas, a pesar de las intenciones de “divorcio” entre las disciplinas ya que cada construcción “tiene un comportamiento ético y político”.

Mónica Caballero se refirió al “divorcio” que se intenta plantear entre la ciencia, el arte y la ética y remarcó que son conceptos que deben vincularse ya que “una producción tiene una intencionalidad”. Incluso, puntualizó que en la actualidad existe el debate sobre “el arte público”, o callejero que conlleva “una decisión política y comunitaria”.

En diálogo con Elizabet Vega Gron, Pablo Rizzi y Andrea Cuellar Camarena, la filósofa criticó el concepto de la “neutralidad de la ciencia”, ya que consideró que desde el inicio de las investigaciones el objetivo ya está definido y nunca se plantea destinar recursos “sobre una enfermedad de los pobres”. Agregó que la toma de las decisiones en la ciencia o en el arte “tiene que ver con un comportamiento ético y político”.

Por otro lado, explicó que el objetivo de la investigación de “Arte Comunicación y Derecho desde la perspectiva de género”, es la “planificación de un dossier de género”, para la comunidad educativa y también por fuera de la universidad. Asimismo, sostuvo que desde el 2011 que un grupo de la Facultad de Comunicación, de Derecho y de Bellas Artes de La Plata trabaja para el proyecto y que gracias al cambio de paradigma “en 2018 le sumamos la perspectiva de género”.

Por último, detalló que el proyecto analiza casos jurídicos y evalúa “cómo están atravesados los fallos cuando no hay perspectiva de género”. Por otro lado, hicieron un trabajo con diferentes encuestas a alumnos y alumnas sobre “la situación de género en las instituciones”.

Pasó en Caput #FilosofíaRock