El diputado nacional Martín Soria afirmó que Elisa Carrió “pisó el palito” al detallar cómo la mesa judicial actuaba de “policía política” y extorsionaba magistrados «para el desprestigio de sindicalistas, opositores y empresarios”. 

Un grupo de diputados del Frente de Todes pidió citar a declarar a Elisa Carrió por haber confirmado, en una entrevista con Clarín, la existencia de una “mesa judicial” en la que se decidía sobre el destino de jueces dependiendo de si los fallos les favorecían o no. En la nota publicada por el diario el 15 de noviembre, la diputada mandato cumplido expuso una discusión que tuvo con el jefe de asesores de Mauricio Macri, José Torello sobre la denuncia a Daniel Rafecas, a raíz del fallo del Memorándum con Irán. 

Martín Soria, uno de los diputados que inició la causa en mayo de este año señaló que Elisa Carrió “pisó el palito” y dejó en evidencia cómo “la mesa judicial ayudaba a un juez y desprestigiaba a otro”. Además, remarcó que el “círculo rojo” de Mauricio Macri obraba de “policía política”, de las decisiones judiciales. 

En diálogo con Fernando Alonso, el diputado nacional explicó que el modus operandi del grupo era presionar y extorsionar a actores de la justicia con “una agenda de noticias judiciales para el desprestigio de sindicalistas, opositores y empresarios”. Incluso destacó la importancia de la causa porque “nunca antes se recabaron tantos testimonios de magistrados que eran hostigados” si se negaban a dar un fallo. 

“Los elementos de esta causa son muy groseros”, aseguró Soria y detalló que también está implicado Marcos Peña, “la mano derecha de Mauricio Macri”, quien convocaba vía mail a las reuniones secretas “donde se dirimía qué causas iban a publicitar”.

Por último, Soria remarcó que la mesa judicial “jugó con el prestigio y la vida de muchas personas”, en función de un “proyecto político económico neoliberal que destruyó a la Argentina” durante cuatro años de gobierno. 

Pasó en Caput #ReportaCaput