La Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación, Marisa Graham, señaló que en la pospandemia será fundamental el trabajo en territorio para garantizar la revinculación de niños y niñas con el sistema educativo.

La Defensora de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes de la Nación afirmó que la agenda de trabajo desde el área tuvo que ser refocalizada en el comienzo de la pandemia para hacer eje en los problemas en torno al abandono escolar, la seguridad alimentaria y la forma de mejorar los ingresos de los sectores más vulnerables.

En diálogo con Nora Lafón y Gustavo Cano, Marisa Graham dijo que desde marzo «el abandono escolar se profundizó por la pandemia sobre todo por la falta de conectividad». Por eso, uno de los temas sobre los que trabaja en esta etapa es la vuelta a la escuela y la meta propuesta es «tener la misma matrícula que teníamos en marzo del 2020«.

En cuanto a la seguridad alimentaria, Graham destacó los programas del gobierno nacional para asistir a los sectores vulnerables pero señaló que «el problema es la dieta saludable«, que está vinculado al cierre de las escuelas porque «también implica el cierre de los comedores escolares».

Graham aseguró que hubo un esfuerzo de todas las jurisdicciones por sustituir el alimento que se otorgaba en las escuelas por bolsones secos, pero señaló que faltan las frutas, verduras y nutrientes y «eso redunda en una malnutrición«.

Por último, y sobre las asignaciones para asistir a los sectores vulnerables, Marisa Graham explicó que el trabajo gira en torno a  «mejoramos la asignación universal por hijo» y a buscar la manera de incluir a más chicos y chicas teniendo en cuenta que, «hay un 56 por ciento de pibes pobres».

Aseguró que en la pospandemia será necesario salir a buscar niños y niñas casa por casa y «habrá que apoyarse en las organizaciones sociales que están en los territorios» para garantizar la vuelta a la escuela.

Pasó en Caput #NoticiasHoy