El biólogo molecular Mario Lozano aseguró que a pesar de los buenos resultados que obtuvieron los diferentes laboratorios “la vacuna no es una varita mágica”, por lo que habrá que continuar con los cuidados por lo menos nueve meses más.

La vacuna de Pfizer-BioNTech fue aprobada por la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido y se prevé que la semana que viene comiencen a vacunar a la población contra el Covid-19 en ese país. Además, el laboratorio estadounidense-alemán presentó ante la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), la documentación respaldatoria para autorizar la aplicación en Argentina. 

El científico Mario Lozano señaló que aún “hay que esperar el dictamen de ANMAT”, sobre la vacuna de Pfizer-BioNTech, aunque resaltó que ello no debería ser un problema ya que los organismos que habilitan las dosis, tanto en Rusia como en Reino Unido, “son confiables”.

El biólogo molecular afirmó que la gran dificultad de las dosis de Pfizer es que necesita almacenarse a ochenta grados bajo cero, y eso comprende un obstáculo “para administrar en zonas rurales y en sitios alejados de las grandes ciudades”. Además, puntualizó que para esos lugares será necesario “adaptar medios de circulación terrestre para sostener la temperatura”, otro contratiempo. 

En comunicación con Fernando Alonso, Lozano destacó que Argentina además de estar en diálogo con el proyecto de Pfizer-BioNTech, prevé aplicar “rápidamente” la rusa Sputnik V, que también está en proceso de aprobación en ANMAT. Asimismo adelantó que “a partir de abril” se podrían empezar a aplicar las dosis de la vacuna que desarrolla Oxford-AstraZeneca y que se están produciendo “de forma masiva” en el país para su envasado en México. “Van a quedar varios millones de dosis de Oxford en el país”, aseguró.

Por último, el biólogo molecular consideró que la inmunidad del rebaño será “después del invierno de 2021” por la complejidad que significa administrar las dosis en todo el país. Lozano sostuvo que “la vacuna no es una varita mágica”, por lo que habrá que mantener las costumbres de cuidado “durante nueve meses más”. También puntualizó que tras la vacunación de la población de riesgo “va a bajar la mortalidad”, pero no se termina con la enfermedad. 

Pasó en Caput #ReportaCaput