Luis Tagliapietra, abogado y familiar de una de las víctimas del ARA San Juan, remarcó que la causa era “una bomba política” y que los funcionarios de Macri dilataron la información porque «saben que son responsables».

A casi tres años de la desaparición del ARA San Juan, uno de los oficiales de la Armada procesado reveló que el gobierno de Mauricio Macri, ocultó a los familiares y a la opinión pública que habían ubicado al submarino el 5 de diciembre de 2017 y mantuvo la reserva hasta noviembre de 2018.

Luis Tagliapietra, abogado querellante y padre de uno de los submarinistas fallecidos, señaló que el gobierno de Macri intentó dilatar el tema porque era “una bomba política y ellos se saben responsables”. Afirmó que hasta “eligieron a la jueza a cargo”, Marta Yáñez, quien le quitó toda responsabilidad a Macri, al ex ministro de Defensa, Oscar Aguad y al jefe de la Armada, Marcelo Srur.

En comunicación con Fernando Alonso, Tagliapietra comentó que no quiere hacerse ilusiones, pero que “la investigación no está terminada como quería la magistrada”, porque aún faltan peritajes para saber en qué condiciones se dio el hundimiento del ARA San Juan. Asimismo, resaltó que la fiscalía acompaña a las familias en el pedido de indagatoria. 

El abogado afirmó que quieren que se amplíe la imputación a «homicidio con dolo eventual”, porque las autoridades obviaron el mantenimiento del submarino durante más de treinta meses cuando tenía que realizarse cada dieciocho. Además, informó que un mes antes de que el buque zarpe, el inspector de la Armada comunicó que no se le habían hecho arreglos y el submarino zarpó igual. Sin embargo, puntualizó que más allá de las responsabilidades del hundimiento “mentirnos, encubrir y tratar de minimizar el daño fue criminal.»

Tagliapietra aseguró que el ex ministro de Defensa, Oscar Aguad, ordenó “terminar con la búsqueda”, a pesar de las probabilidades de encontrar el buque y agregó que fue un sin sentido dar por terminado el pedido de préstamo del equipamiento a Gran Bretaña. 

Por otro lado, señaló que “desde el día uno nos mintieron”, incluso comentó que tardaron 4 días en informarles sobre la implosión del submarino y que una respuesta común del Estado era que habían perdido la comunicación con el buque. Taagliapietra recordó que tras ese «inicio plagado de mentiras», el gobierno comenzó a espiar ilegalemente a las familias y que a pesar de las denuncias la Justicia no les dio lugar hasta que la AFI, intervenida por Cristina Caamaño, presentó las pruebas que lo confirmaron.

A casi tres años de la desaparición del ARA San Juan y con los responsables aún en libertad, el familiar concluyó que “han logrado entorpecer absolutamente todo”. Sin embargo, destacó que durante el gobierno de Alberto Fernández algunas cosas se están dando a conocer de manera pública. 

Pasó en Caput #ReportaCaput