El abogado de derechos humanos e integrante de la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional, Ismael Jalil afirmó que las protestas de las fuerzas policiales demuestran la pérdida de control del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

El integrante de la CORREPI, Ismael Jalil, se refirió a las protestas realizadas por efectivos de la policía bonaerense en La Plata y en otras ciudades de la provincia en reclamo de mejoras salariales y consideró que es consecuencia de una falta de decisión política de “encauzar a las fuerzas”.

En diálogo con Fernando Alonso, Jalil cuestionó la gestión del ministro de Seguridad Sergio Berni, y dijo que “no hay ninguna especulación que habilite a seguir sosteniendo esta conducción” de la fuerza policial. Además, consideró que insistir en la seducción de un espectro de la población que avala estas prácticas policiales significa “destruir la confianza de los propios intentando ganar un porcentaje de los contrarios que moralmente nos degradan”.

El abogado también opinó que la postura de Berni en “ese rol de sheriff del conurbano» y en un raid por la televisión «plantándose de un modo matón» está vinculada con la pérdida de control efectivo de la fuerza. 

Por otro lado, Jalil afirmó que los organismos defensores de los derechos humanos deben ser independientes de cualquier partido político y del Estado. Igualmente, reconoció que “hay un gobierno de sesgo diferente desde el punto de vista discursivo, al que tuvimos los últimos cuatro años”.

En ese sentido, dijo que es necesario hacer esa diferencia porque de lo contrario «caemos en la ridiculez de que aquí no ha pasado nada”. Por eso comparó los casos de Facundo Castro y Santiago Maldonado y diferenció que “no es lo mismo recibir a la madre de Facundo que espiar y perseguir cómo hicieron Mauricio Macri y Patricia Bullrich con la familia de Santiago Maldonado”.

Por último, Ismael Jalil manifestó su convicción de la necesidad de separar a Sergio Berni al frente de la cartera de Seguridad. Agregó que “no hay posibilidades de que el conflicto social se resuelva aumentando las fuerzas policiales y otorgándoles mayor poder”, porque los resultados son los casos como el de Facundo, casos de gatillo fácil, y muertes en los lugares de detención. Y remarcó que «el modelo de contención no puede ser el policial, ni el represivo, sino que debe ser social y eso es lo que tenemos que reclamar”.

Pasó en Caput #ReportaCaput